México vs. el mundo: así retrataron los medios internacionales la movilización #NoMeCuidanMeViolan

Necesitamos medios con perspectiva de género

La concentración del pasado viernes 16 de agosto se ha convertido en una de las más polémicas. Los actos de violencia que se vivieron dieron como resultado que las redes sociales se llenaran de mensajes en contra de las mujeres que marchamos para exigir alto a las violencias de género.

Un Ángel de la Independencia 'manchado', una estación de Metrobús destruída, misma que quedó íntegra a las pocas horas, hicieron que se perdiera el foco de la movilización: al menos nueve mujeres son asesinadas diariamente, por si esta cifra no fuera alarmante, 70% de las mujeres en México ha sufrido algún tipo de agresión sexual. 

De acuerdo con María Luz Estrada del Observatorio Nacional del Feminicidio en México, en la última década 26 mil mujeres fueron asesinadas, cifra que aumenta día a con día, según el informe "Estadísticas a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer", presentado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Los medios de comunicación jugaron un papel definitivo en la forma en la que se dio a conocer la información. En su mayoría el foco fue la violencia, poco se habló del pliego petitorio que las organizadoras leyeron en el que se destacó que es necesario que se investigue sobre los casos de violaciones por parte de policías.

"Se sale de control marcha feminista", "Estalla furia en marcha contra la violencia de género", "Protestan contra la violencia y la desbordan", fueron algunos de los titulares que pudimos leer en los principales medios de comunicación el día después de la marcha.

 

Mujeres+Mujeres, uno de los colectivos que participó en la marcha y que activamente comparte noticias sobre violencia de género expuso en su sitio web:

La cobertura de estos medios tuvo las siguientes características:

  • Omitió el propósito de la marcha al enfocar tanto sus titulares como el contenido de las notas en los actos de vandalismo, minimizando el contexto de la protesta y las peticiones de las manifestantes.
  • Responsabilizó a las mujeres de todas las agresiones físicas emprendidas contra periodistas, otorgando más relevancia a este hecho que a la violencia sistemática contra las mujeres en el país.
  • Privilegió la idea de que el enojo de las mujeres es irracional y desubicado, cuando toda la evidencia apunta a que la violencia de género es un fenómeno sistemático, con raíces históricas y con sucesos cotidianos que la reproducen. Considerar que los daños materiales son mayores a los daños humanos y sociales, es también una forma de violencia.
  • Reprodujo la violencia en el discurso al deslegitimar las causas feministas mediante la valorización de las formas de protesta.

¿Qué pasó en el resto del mundo?

Medios internacionales como la BBC, Le Figaro o The New York Times, resaltaron la movilización de las mujeres, el hartazgo, la lucha feminista y sus peticiones. A diferencia de lo que sucedió en los medios locales, los internacionales apuntaron al verdadero espíritu de la marcha en el que se pidió a las autoridades revisar los casos de las jóvenes violadas por policías y las irregularidades en sus casos.

No sólo falta avanzar en cuanto a políticas integrales que terminen con la violencia de género, también es necesario que los medios de comunicación tengamos protocolos para no revictimizar a las víctimas, que las redacciones estén capacitadas para hablar de estos temas con perspectiva de género.

Te recomendamos en video: