Por qué no debes 'distraer' a tus hijos solo con el celular durante la cuarentena

El celular no debe ser la única diversión para tus hijos

Estamos atravesando por tiempos difíciles entre el miedo y la incertidumbre. La pandemia de coronavirus sigue afectando al mundo de muchas maneras y nadie sabe cuándo se detendrá.

Las medidas de prevención han sido muy estricticas, provocando distanciamiento social y aislamiento en casa, sin fiestas, sin reuniones, sin salidas al cine o cualquier actividad que nos distraiga en el día.

Para quienes tienen hijos pequeños, esto ha sido especialmente difícil de sobrellevar y han entrado en crisis sobre cómo mantenerlos entretenidos durante el día.

Si bien es cierto que la tecnología ha hecho que la vida sea más fácil en muchos aspectos, la realidad es que no siempre es la mejor para los niños.

Muchos padres se han acostumbrado a darle un celular o cualquier otro dispositivo móvil a sus hijos para que se distraigan y no griten o lloren. Sin embargo, no está bien que sea la única forma de hacer que se calmen.

Aquí hay 3 razones por las que debes ser más estricta con el tiempo que permites a tus hijos de estar en pantalla.

Se volverán dependientes

Así como los niños se vuelven dependientes al chupete cuando se los das cada vez que lloran, también les pasa con el celular. Especialistas de la Universidad de Maryland compara la adicción a los teléfonos inteligentes a estar enganchado a la cocaína.

Esto es porque el estar jugando con el dispositivo, les produce la sensación de bienestar. Una vez que el cerebro detecta un pico de dopamina u hormona feliz, la persona siente instantáneamente una oleada de felicidad. Naturalmente, es difícil dejar un mal hábito que te hace sentir extremadamente bien. Así que llegará un punto en el que no podrás quitarles el aparato.

No van a dormir

Las pantallas, sean de televisión, tableta o móvil, pueden alterar el sueño de los niños si se los prestas antes de dormir. Esto pasa también con los adultos sin embargo, en un niño esto puede ser doblemente agresivo. Al final, tú también tendrás problemas si tu pequeño no quiere dormir en las noches o si tiene pesadillas.

Falta de actividad física

Un estudio de 2019 realizado por psicólogos de la Universidad de Calgary descubrió que un mayor tiempo de pantalla se asociaba con un peor rendimiento en las habilidades motoras, de comunicación y de resolución de problemas en niños de 3 años, mientras que a los 5 se presentan pruebas de desarrollo deficientes.

Estar en el celular implica pasar horas sin movimiento. Los niños pequeños necesitan actividad física, deben explorar activamente su entorno para mejorar su desarrollo psicomotriz. El uso excesivo del celular solo los vuelve sedentarios. Necesitan construir sus cuerpos a través del juego físico.  Demasiado tiempo con las pantallas hace que un niño sea sedentario, lo que se asocia con sobrepeso, diabetes y presión arterial alta.

Te recomendamos en video