Tengo la suerte de tener amiga psicóloga a mi lado

Es momento de celebrar a esa amiga especial

El trabajo realizado por los psicólogos es de gran impacto en la sociedad y cuando tienes a una amiga que dedica su vida a ello, sabes lo especial que es.

Aunque cada vez la conversación está más abierta, el tema de la salud mental parece seguir causando confusión. 

Nuestro ritmo de vida nos ha llevado a los extremos, estamos más ansiosos que nunca, tenemos miedo y la incertidumbre nos corroe. Y aunque nadie tiene la solución mágica a los problemas, sí existe quien te ayuda a encontrar el mejor camino. Porque en un mundo en el que todo parece estar de cabeza, los psicólogos se necesitan ahora más que nunca. 

LEER TAMBIÉN: Normalicemos las terapias psicológicas ante una depresión o ansiedad

amiga

Aunque se dice que lo ideal que no tengas una relación cercana a tu terapeuta, sabes que tener una amiga psicóloga de cerca, es un gran alivio en tu vida. 

Quizá no te de una terapia como tal, pero ella sabe mejor que nadie cómo actuar con paciencia cuando le cuentas tus angustias.

Quizá no te pida que te pongas cómoda en el sillón para hablar de tus problemas mientras ella analiza tus gestos pero sí te escuchará de principio a fin porque sabe que lo que estás diciendo es importante.

Quizá no te pondrá pruebas para ver de qué forma reflejas tus traumas pero sí sabrá entender cómo te sientes por el tono de tu voz o la expresión de tus ojos.

La empatía es su mayor virtud y eso hace que sea tan fácil pedirle consejos sin querer forzarte o educarte para cambiar.

TAMBIÉN LEE: Qué hacer cuando la ansiedad te invade en las noches sin dejarte descansar

Los psicólogos muchas veces son malentendidos. Se han ganado la fama de "loqueros" o de "inadaptados" pues no pueden convivir con otros sin psico analizarlos. Esto es culpa de todas esas comedias románticas que nos dan una idea equivocada de lo que es tomar terapia, provocando que la evitemos a toda costa

amiga

Por suerte, si tienes una amiga psicóloga, sabes que las cosas no son así. Ella te ha abierto el panorama y te ha hecho entender que pedir ayuda no es sinónimo de debilidad ni motivo para sentir vergüenza.

TAMBIÉN LEE: Las personas con ansiedad no necesitan "calmarse", necesitan comprensión

El trabajo de estos profesionales es admirable y todos podemos (y deberíamos) acudir a una por infinidad de motivos: desde estar pasando alguna situación estresante de la vida, hasta para mejorar algunas habilidades personales o para una toma de decisiones que nos sobrepasa.

Todos nos hemos sentido tristes en algún momento; hemos llorado ante una ruptura amorosa o un tropiezo laboral, hemos lamentado la pérdida de un familiar o de una mascota pero lo superamos y seguimos adelante lo mejor posible. Pero aún cuando crees que eres capaz de hacerlo por tu cuenta, no hay nada como ir de la mano con un profesional.

Por eso, tener una amiga psicóloga tan cerca es una verdadera suerte porque aunque no es posible que te vea como un paciente, su apoyo estará basado en lo que ha estudiado pero sobretodo, en el amor que te tiene.

Te recomendamos en video