Lifestyle

Ecuador aprueba la explotación en el Parque Nacional Yasuní

Por el momento se podrá construir infraestructura para que en 2016 comience la explotación de petróleo.

El Parque Nacional Yasuní, en la selva amazónica ecuatoriana, pronto tendrá caminos, zonas de acceso y maquinaría. Ayer por la noche el Ministerio de Ambiente emitió la licencia ambiental para la extracción de crudo en el cuadrante Ishpingo-Tambococha-Tiputini, en la zona norte del parque. Una decisión que se veía venir desde meses atrás, cuando el Presidente ecuatoriano Rafael Correa declaró como fallida la iniciativa Yanusí ITT.

Esta decisión permite a Petroamazonas, subsidiaria de la compañía petrolera estatal, comenzar con la construcción de rutas de acceso y áreas de campamento; en otras palabras, preparar el terreno para la extracción y producción de petróleo comenzará en 2016.

Este permiso fue postergado durante años, en medio de una disputa entre el Gobierno y grupos ecologistas por el petróleo. Por un lado, Correa argumentaba que Ecuador necesita esos 7 mil millones de dólares que se encuentran bajo la selva en forma de crudo. Por otro lado, se buscaba la protección de una zona declarada reserva de la biosfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Así en 2007, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Rafael Correa anunció una iniciativa innovadora llamada Yasuní ITT, con el fin de mantener inexplotadas las reservas de 846 millones de barriles que se encuentran en el campo ITT — lo que corresponde a un total de 20% de las reservas del país —. El objetivo era reunir al menos un 50% del valor del crudo, aproximadamente 3.600 millones de dólares.

Esta suerte de crowdfunding sólo reunió 13 millones de dólares. “El mundo nos ha fallado”, dijo Rafael Correa.

La riqueza de Yasuní

El Parque Nacional Yasuní es considerada una de las zonas con mayor diversidad biológica del planeta — una hectárea de su superficie es más rico en árboles, pájaros, anfibios y reptiles, que Estados Unidos y Canadá juntos —. En el Parque se registran alrededor de 567 especies de aves, 173 de mamíferos, 105 de anfibios, 83 de reptiles y 382 especies de agua dulce. También hay 1.576 plantas identificadas.

Dentro del perímetro de Yasuní todavía se pueden encontrar bosques vírgenes y, además, es hogar de 2 grupos de pueblos originarios que viven en aislamiento voluntario: los tagaeri y los taromenane. La selva es su hogar, su tierra sagrada, su universo, mismo que podría verse afectado por la explotación de petróleo, entre la operación y los posibles derrames. La paz entre los árboles y la selva virgen está en peligro.

La última esperanza

El mes pasado, el Gobierno de Ecuador rechazó una petición para abandonar los planes para explotar petróleo en el área, argumentando que no se reunieron las firmas suficientes para comenzar un referéndum nacional. De acuerdo con la organización YASunidos, el gobierno hizo fraude declarando genuinas sólo 359,762 firmas de las 850,000 que entregaron.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) no resuelve la impugnación que se entregó para la verificación de las firmas y, en tanto, la licencia ambiental ya fue anunciada. “Se nos está agrediendo. Todavía no se da la respuesta a la impugnación, lo que significa que el proceso no se acaba”, dice Pedro Bermeo, integrante de la organización.

Resulta preocupante la situación en esta sección de la selva amazónica ecuatoriana. La mano del hombre romperá con el equilibrio en el ecosistema y la expondrá a posibles derrames petroleros — algo que ha sucedido con Petroamazonas —.

Tags

Lo Último


Te recomendamos