Clima ficción, un género sobre el futuro que se nos avecina

La literatura te transporta a otras realidades, el género clima ficción te puede transportar a un futuro cercano donde se viven los efectos del cambio climático en el mundo.

A través de la literatura podemos conocer y entender el mundo de formas diferentes, verlo a través de la vida de otras personas sin importar si es real o ficticia y siempre queda en nosotros una pequeña opinión, un sentimiento, una idea.

Un nuevo género, o subgénero de la ciencia ficción, está cobrando fuerza ante la situación mundial respecto al cambio climático. El “cli-fi”, como se abrevia en inglés clima ficción, lleva varios años abordando temas acerca de los problemas y catástrofes que este fenómeno tiene en el planeta de una manera seria que no deja lugar a la indiferencia del lector.

Por lo general, este tipo de novelas se están enfocando a un público joven o que al menos está siendo testigo y consciente de cómo ha afectado la modernidad en el ambiente y las condiciones de vida. A través de historias ficticias que nadie niega que un día pudieran ser reales, se divulgan ideas y puntos de vista acerca del futuro de la Tierra a corto y largo plazo.

La ventaja del clima ficción es que causa tal interés, un pequeño morbo por tener una idea o varias de lo que pasará con nosotros en unos años, que es posible no sólo llegar a millones de personas, sino también tocar sus emociones y concientizar a los lectores de lo que pueden hacer hoy para evitar verse en el papel de los personajes del relato.

Si con los ejemplos mostrados en las historias de clima ficción pudieran alentar a más personas a tomar una postura ecologista acerca del cambio climático y alzaran la voz, sería una de las cosas más bonitas que haya logrado la literatura alguna vez. Quizás suene romántico, pero es probable que tengamos que hacerlo en unos años.

Algunas de las novelas que han causado gran impacto entre el público joven y que, por supuesto te invito a leer son “Los diarios de carbono 2015” de Saci Lloyd, “Ni una gota para beber” de Mindy McGinnis y “Tierra inundable” de Marcus Sedwick. “Pronósticos contra el mañana” de Nathaniel Rich también ha tenido gran acogida, y al puro estilo hollywoodense, centra su historia en el futuro próximo en la ciudad de Manhattan.

Rich espera que más libros como el suyo se publiquen en varios idiomas y perspectivas mundiales. La razón por la que estas historias resultan interesantes entre un público de “adultos jóvenes” es porque es probable que sus hijos y, con suerte (o sin ella), ellos mismos puedan ser testigos de historias similares a las que aquí se cuentan.

El género de clima ficción se remonta ya a algunos años atrás con novelas como “El mundo sumergido” de 1962, escrita por J.G. Ballard. “Las torres del olvido” de George Turner en 1987 también fue uno de los primeros libros con esta temática. “Comportamiento de vuelo” de Barbara Kingsolver publicada hace algunos años también tuvo buenas críticas respecto al tema.

En algunas universidades de Estados Unidos se han comenzado a impartir cursos sobre novelas y películas con temáticas de clima ficción para estudiantes de literatura y ciencias ambientales. Sin llegar a ser fatalistas, porque con el realismo es suficiente, creo que este género nos puede ayudar a tomar conciencia de las acciones que podemos tomar para defender desde ya el futuro ambiental que nos corresponde.

¿Has leído alguna novela de clima ficción, cuál es tu favorita?

Fuente: Clima ficción, un género literario que va más allá de la ciencia ficción(IPS)