Lifestyle

Empresas preocupadas por falta de acción ante cambio climático

Empresas multinacionales como Unilever, Shell, BT y Adidas piden a los gobiernos del mundo establecer un tope de mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono como medida para combatir el cambio climático.

Después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) diera a conocer el informe sobre las bases científicas del cambio climático en septiembre del año pasado, un grupo de líderes de empresas multinacionales – la mayoría de ellas de origen británico – dieron a conocer sus preocupaciones sobre la falta de actuación de los gobiernos ante este tema.

En un comunicado firmado por 70 empresas de todo el mundo, se hizo un llamado a los gobiernos a dar una respuesta de políticas a las advertencias de los científicos sobre los riesgos que el cambio climático implica. Se necesita una visión a futuro y cambios significativos en la economía mundial.

 La propuesta que hacen es la adopción de un acuerdo mundial ambicioso, firme y equitativo. En específico, dentro de las negociaciones que se llevarán a cabo el próximo año en París.

Al parecer estas empresas olvidan que ya existe este tipo de acuerdos desde 1994 con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, así como el Protocolo de Kyoto desde 1998. Desde su entrada en vigor, cada año que las partes de tales acuerdos se reúnen para tratar de avanzar en los compromisos para reducir sus emisiones de gases de infecto invernadero. Pero cada año el objetivo no es alcanzado, ningún acuerdo significativo es fijado, y mientras tanto, los riesgos y efectos siguen aumentando.

Uno de los factores que ha influido en el estancamiento de las negociaciones y compromisos es que las empresas que emiten el mayor número de gases de efecto invernadero cabildean para evitar que se fijen límites ambiciosos. Por lo tanto, el primer paso para lograr metas ambiciosas en un acuerdo mundial es que estas empresas cabildean por ellas y no por compromisos vagos y laxos.

Para que el promedio del calentamiento global quede por debajo de 2ºC y los riesgos puedan ser minimizados, se requiere que las emisiones antropogénicas sean menores a mil millones de toneladas de carbono. Pero la mitad de esta cantidad ya se emitió y en 30 años se sobrepasará tal límite aceptable. Por ello, es que este grupo de empresas llama a que se establezca un plazo para lograr cero emisiones netas, antes del final del siglo.

Justo estas empresas son las que deberían iniciar con el ejemplo, reduciendo sus emisiones. En tan solo 2013, Shell emitió 72 millones de toneladas de gases de efecto invernadero de forma directa con la operación de sus instalaciones. Además las emisiones indirectas provenientes de energía comprada ascendió a 10 millones de toneladas. Por su parte, en 2012 Unilever,  emitió más de 2 millones de toneladas de carbono provenientes de diferentes fuentes de energía para la manufacturación de sus productos.

También sugieren que se diseñe una estrategia plausible para transformar el sistema energético, replanteando la relación con la energía, los modelos de infraestructura, tecnologías, procesos y negocios. Para ello, se deben ajustar las políticas, incluyendo los incentivos fiscales y estableciendo un precio firme al carbono. Pero los bonos de carbono siguen siendo controversiales alrededor del mundo.

En el mismo sentido, sugieren la creación de un plan para los combustibles fósiles, especialmente para el carbón, pues pueden seguir siendo utilizados, siempre y cuando las emisiones puedan capturarse y almacenarse.

En general, se tratan de propuestas sobre la política mundial, con miras a una mayor inversión en energías limpias, a la eficiencia energética y hacia la llamada economía verde.

¿Sus intenciones serán auténticas? Esperemos que sí. ¿Su compromiso será real? Veamos cuales son sus acciones para reducir sus emisiones, para cambiar hacia un nuevo modelo energético y para ser el ejemplo para muchas otras empresas. ¿El enfoque económico será el más apropiado? Hasta el momento no ha sido el que más resultados ha generado, pero si es la única forma en que las empresas dejarán de contaminar, vale la pena darles una oportunidad.

Fuente: The Trillion Tonne Communiqué (The Corporate Climate Communiqué)

Tags

Lo Último


Te recomendamos