logo
Lifestyle 19/12/2013

La sidra

Esa deliciosa bebida que reservamos siempre para el final del año, tiene una gran historia, y quizás vale la pena tenerla a la mano para cualquier ocasión.

Por : Ana Diaz

Creo que en Platillos con mucha historia nos ha faltado abordar la historia de más bebidas, que hasta ahora se han visto incluidas sólo con la historia del Rompope. Lo que no debemos saltar aquí es que cada tradición cuenta con una historia bellísima que es necesario contar. Después de todo, la historia de la comida es siempre una historia de amor. De hecho, se dice por ahí que somos humanos gracias a la comida.

La sidra es una bebida alcohólica de bajo contenido de alcohol, de 3 a 8% dependiendo del tipo, que se elabora a partir de jugo de manzana o de pera. La palabra viene del latín “Sicera”, que a su vez viene del hebreo primitivo “shekar”, que significa bebida embriagadora. Aunque ya vimos que no lo es tanto.

Se dice que viene del tiempo antes de Cristo. Parece ser que las civilizaciones de Egipto y Bizancio, posteriormente la griega, gustaban de beber algo similar a la cidra.

Los pueblos atlánticos, los que estaban ubicados en Francia, Gran Bretaña, España y Alemania, veneraban la sidra por provenir de la manzana. Por ejemplo, los celtas nombraron a una de sus míticas ciudades Avalon, que significa manzana. Era una bebida de héroes, que en su mitología son también semidioses.

Aunque los romanos solían disfrutar más del vino, se dieron cuenta de que muchas de las civilizaciones que conquistaron, tenían por costumbre tomar cidra, e incluso preferirla a la bebida elaborada con uvas. Cuando los romanos invadieron gran Bretaña, probaron por primera vez la bebida. Se dice que al mismo Julio César le gustó. Y así la cidra obtuvo su primer reseña positiva.

Después de la invasión de los normandos a Gran Bretaña, alrededor del año 1000 después de Cristo, los monasterios comenzaron a hacer grandes producciones de sidra.

La producción y el amor por la sidra tuvo mucho que ver con la llegada de las manzanas al nuevo continente, ya que para producirla, las semillas viajaron a través del océano para comenzar las primeras cosechas de esta fruta en el nuevo mundo.

Aunque no está claro en qué punto se comenzó a relacionar la sidra con las festividades de navidad, algo sí queda claro, es una bebida que se puede usar para celebrar cualquier ocasión del año.

Claro, para abrir el apetito, ¿Qué tal un aperitivo con sidra? Tenemos una rica receta de clericó.

Tiempo de elaboración | 5 minutos
Dificultad | muy fácil
Personas | 10

Ingredientes

  • 2 kiwis pelados
  • 200 gr de durazno en almíbar
  • 100gr de cerezas
  • 100gr de fresas
  • 1 manzana verde
  • 200 gr de piña
  • 100 ml de jugo de naranja
  • 2 botellas de sidra

Cómo hacer clericó de sidra

Corta todas las frutas en cuadritos, colócalas todas en una jarra de vidrio grande y échale el jugo de naranjas. Agrega hielo picado, seguido de la sidra, también se puede agregar el almíbar de la lata de duraznos, pero esto es opcional.

Revuelve bien y sirve. Se puede aligerar con agua mineral. Decora la jarra con unas rodajas de limón o naranja.

Fuente: Wikipedia y bebidas itematika