logo
Lifestyle 04/12/2013

Monsanto pone en riesgo el maíz nativo y criollo de México

En los campos de Oaxaca y Guerrero se notan los estragos que ponen en riesgo la biodiversidad del maíz mexicano.

Por : Pepe Flores

En 2001, el científico mexicano Ignacio Chapela sacudió al mundo con un artículo publicado en la revista Nature sobre la propagación de material transgénico en el maíz mexicano. Desde esa fecha, el tema ha sido objeto de estudio, tratando de corroborar (o en el caso de la industria, desestimar) las conclusiones de Chapela. Mientras tanto, en los campos de Oaxaca y Guerrero siguen presenciando -sin necesidad de complejas investigaciones- las consecuencias de los productos de Monsanto en la vida vegetal.

En una entrevista reciente, el académico y campesino Miguel Guillén Nájera, advirtió sobre la situación actual del campo. Guillén Nájera señaló que Monsanto se ha ido movilizando entre los campesinos para ofrecer créditos y apoyos por parte de la transnacional para el uso de sus productos (fertilizantes, herbicidas, agroquímicos), con la condición de que utilicen las semillas que ellos proporcionan.

Actualmente, el cultivo de maíz transgénico al aire libre está suspendido en México, aunque hay un grupo de poder que presiona para levantar la prohibición.

Otra sospecha está en que han notado que los fertilizantes de Monsanto incluyen granos de maíz, que caen a la tierra cuando se hace el abono. Guillén Nájera cree que la empresa podría estar incluyendo semillas de organismos genéticamente modificados para contaminar las cosechas.

La gente del campo ha atestiguado modificaciones en sus cultivos en los últimos años -una de las pruebas que sostuvo Chapela en su investigación-; por ejemplo, se han notado aberraciones como plantas que dan dos mazorcas. Guillén defiende que los campesinos conocen cómo se dan los cultivos y son los primeros en detectar cuando se presenta una anomalía.

El académico sostiene que la solución está en el uso de biofertilizantes o de técnicas de conocimiento tradicional para preservar la variedad del maíz mexicano, así como impulsar un banco de semillas para que se resguarde como Patrimonio de la Humanidad.

En México, el gobierno se ha situado del lado de Monsanto y otras transnacionales, a pesar del reclamo popular por la destrucción del maíz. Además, la situación podría agravarse en caso de que se firme el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP), que daría rienda suelta al tema de OGM y patentes.

Fuente: México: En peligro maíces nativos y criollos por propagación de semillas transgénicas de Monsanto (Kaos en la Red)