logo
Corridas de toros y rejoneos: lamentablemente vigentes
Lifestyle 07/11/2011

Corridas de toros y rejoneos: lamentablemente vigentes

Estos días se está realizando la Feria Tlaxcala 2011 en la ciudad mexicana de Palenque. Dentro de sus actividades destacadas se encuentran las “jornadas taurinas”,

Por : Francisco Henriquez

Feria Tlaxcala 2011 “ Feria de Todos los Santos”, que comenzó el 20 de octubre y dura hasta el 20 de noviembre, es una de las ferias más conocidas en México y se presenta como “una fiesta de alegría y de color, dará cita a las diferentes manifestaciones del arte, el teatro, la música, la danza, la pintura, actividades deportivas entre otros eventos”

Averiguando sobre esta fiesta de tradiciones y costumbre, me encontré con actividades macabras y morbosas que atentan con todos los derechos animales posibles, como las corridas de toros y el rejoneo.

No se trata de cuestionar el evento propiamente tal, ya que pretende mantener vigente las expresiones populares de una comunidad que no adormece su cultura frente a estímulos extranjeros y del mercado, sino que el problema es que este tipo de actividades sigan practicándose y, peor aún, sean de las más destacadas dentro del programa de la fiesta.

Las corridas de toros, como espectáculo deshonroso, escenifica  la superioridad y fascinación enfermiza por la sangre, únicamente justificable como un comportamiento patológico que nace de una incapacidad para afrontar el dolor de las víctimas y ante la posibilidad de ser testigo directo de alguna cornada, o de la muerte del matador,  riesgo infrecuente (un torero por cada 40.000 toros sacrificados), y sobre todo evitable que, sin embargo, incrementa el carácter macabro de esta actividad.

El argumento que proclaman algunos de los realizados de estos festines de matanza, es absolutamente inaceptable como su práctica misma, ya que para llamar la atención de los consumidores, justifican el  evento apoyando obras de interés social. El argumentar una matanza con supuestos beneficios sociales  es completamente descabellado.

Tanto las corridas de toros como el rejoneo, además de carecer de sentido ético y apoyo moral, fomentan el desprecio hacia los animales y la insolidaridad entre los ciudadanos, que ya prácticamente están acostumbrados a permanecer impasibles ante el linchamiento de un ser vivo.

Me llama profundamente la atención como esta nota del periódico el Sol de San Luís, del estado de San Luís de Potosí,  narran la presentación de un rejonero local en Feria Tlaxcala 2011 y como este logró las dos orejas y el rabo – macabros tecnicismos para premiar a los participantes -.

“Entre una lluvia de sombreros, tomó uno al aire y con este toreó a Ermitaño (el toro) y cerró con la temeraria suerte de el teléfono. Tras colocar el rejón de muerte por todo lo alto, recibió las orejas y el rabo entre la aclamación popular”

Pese a que el apoyo popular a las corridas de toros ha disminuido, en  esta cobertura podemos ver un claro ejemplo del respaldo de los medios de comunicación, que en conjunto con el apego de los intereses económicos y de las instituciones públicas y religiosas, justifican  y mantienen política y materialmente estas bestiales prácticas.

Ve también: No hay mal que dure…tantos siglos: Prohibición de Corridas de toros en Cataluña

México: Arrancará una campaña en contra de las corridas de toros en el Distrito Federal