Prepara las bruschettas de tomates al estilo hollywood

Sí, las mismas que viste en Julie and Julia y quisiste sacar de la pantalla para degustar. Como sabemos que no es posible hacer tal acción -la imaginación es grande- te contamos la receta para que tengas esta maravilla en tu mesa.

Verdad absoluta: nos gusta la comida. Hasta aquí no es una declaración que sorprenda, aunque, por esto mismo, adoramos las películas con comidas y bebidas, razón por la que nace el Sabores de Película, la sección que va cada miércoles y nos cuenta de esas maravillas de cine y la tv que tienen entre sus lineas algún platillo digno de estar en nuestra mesa.

Ya hemos hablado, en más de una ocasión, de Julie and Julia, la historia en la que dos mujeres se enamoran de la cocina y cómo a través de hervores y aromas van sanando heridas, aprendiendo de la vida y buscando un sentido a la existencia. Nos contagiamos de esto y recordamos algunas de las preparaciones que se muestran en la película, destacando las bruschettas de tomates de colores, una preparación que se origina en Italia y que en la película la muestran tan fresca y crujiente que se hace imperante saber cómo prepararla para degustar, ¡por fin!

La misma estilista de alimentos de la cinta, Susan Spungen, relató cómo se debe prepara esta receta y conseguir lo que ella logró en Julie and Julia: estimular las papilas gustativas de millones en el mundo.

¿Qué necesitas y cómo se prepara?

Un pan fresco, rústico, que sea crujiente por fuera y suave por dentro -alguna vez lo hice son un pan centeno que venden ya rebanado y quedó perfecto, el sabor no interfirió, al contrario-, rebanado y tostado en aceite de oliva en la sartén.  También puede ser tostado en el horno, a 200°C. Lo importante es que el pan quede crujiente y suave por dentro, aunque esté tostado. En este punto es importante pelar dientes de ajo y pasarlo encima del pan, como explica Susan, el pan tendrá textura que desintegrará el ajo.

Si decidiste usar el horno en vez de la sartén, agrega un poco de aceite de oliva, además de sal y pimienta. Los tomates -todos de colores- deben ser de temporada, ojalá comprados en algún mercado local, se cortan en trozos pequeños, agregando albahaca picada en lágrimas o tiras largas. Para sazonar esto agregue un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Déjalo marinar un momento, quizá unos 15 minutos, para que los tomates no suelten tanto jugo -si agregas sólo el aceite, déjalo marinar 1 hora y, antes de servir agregas lo demás-. Sirve sobre los panes tostados y déjalos reposar un poco para que el jugo de los tomates penetre en el pan tostado.

Disfruta de esta belleza con exquisito sabor. Una preparación para sentarse a ver esta película, cenar con tus amigos/as, almorzar algo rápido, entre otras razones excusas para cocinar y degustar.

Fuente: The Atlantic