logo
Cecilia Bolocco / Instagram“Bien jiles. Estoy bien enojada”: Cecilia Bolocco se vuelve viral por reacción tras fail de vestuario
Celebs 12/05/2021

“Bien jiles. Estoy bien enojada”: Cecilia Bolocco se vuelve viral por reacción tras fail de vestuario

La ex Miss Universo provocó risas en redes sociales, tras protagonizar un fail al modelar una de las prendas de su marca

Las transmisiones en vivo de Cecilia Bolocco se han convertido en uno de los espacios favoritos de los usuarios de Instagram. Y es que la ex Miss Universo suele sorprender con frases y reacciones que causan gracia entre los espectadores. Es lo que ocurrió recientemente en una de sus nuevas apariciones, la que se volvió viral por a su reacción tras sufrir un fail de vestuario.

Cecilia Bolocco estaba modelando una chaqueta de su marca, la que se puede encontrar en una famosa tienda de retail. Mientras mostraba los detalles de la prenda, los usuarios de la plataforma le comentaron que tenía una alarma colgando en uno de los costados, provocando una divertida respuesta por parte de la celebridad.

“La alarma de la chaqueta… ¿Cómo es eso de la alarma de la chaqueta? ¿Qué es lo que es la alarma de la chaqueta?”, preguntó a la cámara. Y es que en ese momento, aún no se daba cuenta del detalle. Sin embargo, segundos después logró encontrarlo. “¡Ah, sí! ¡Tengo la alarma en la chaqueta!“, dijo con gran énfasis.

“Sí, sí. Bien jiles”, señaló, nombrando a la tienda de retail. “Mira, estoy bien enojada”, agregó.

@oscar_cecilio

CASI PO CECI 🤍 #humor #viral #parati #sisoi

♬ sonido original – Todassomosreinas84

Cecilia Bolocco recordó la cirugía de Máximo

Hace unos días, Cecilia Bolocco participó en un nuevo capítulo de De tú a tú, en donde revivió uno de los momentos más difíciles de su vida: la enfermedad de su único hijo, Máximo.

El hijo de la famosa fue diagnosticado con un tumor cerebral. Según contó en el programa, todo empezó cuando envió a su hijo al médico debido a unos fuertes dolores de cabeza. Al principio pensó que era una excusa para no ir al colegio, pues el joven había tenido un año emocionalmente difícil. Pero la situación dio un vuelco rotundo cuando Máximo vomitó por el dolor. Fue entonces que decidió acudir a la clínica.

Yo vi a Máximo muy asustado y eso inmediatamente me hizo tomar una postura de ‘aquí no pasa nada y lo que esté sucediendo lo vamos a resolver’. Finalmente llegó el día de la operación y esas ocho horas o más, desde que lo dejé en el pabellón, yo te diría que han sido las ocho horas más largas de mi vida“, reconoció.