logo
Michael Roldán, Monty Torrent y Salfate / Instagram
Espectáculos 16/04/2021

Michael Roldán regresó a las redes tras contagiarse de Covid-19: “Pasé los peores 10 días de mi vida”

El periodista volvió a las redes tras 16 días de síntomas. “Tuve miedo y mucho”, reconoció

A comienzos de abril, se dio a conocer la compleja situación al interior de La Red, debido a que dos de sus trabajadores dieron positivo por Covid-19. Si bien el canal prefirió mantener sus nombres en privado, se confirmó que Natalia Mandiola, Monty Torrent y Víctor Gómez fueron unos de los afectados. A ellos se sumó Michael Roldán, quien este viernes confirmó su diagnóstico con un mensaje en redes sociales.

Después de 16 días de síntomas puedo decir que ya no hay Covid por acá”, señaló el periodista en una publicación de Instagram. “Me contagié, todos sabemos que, a pesar de cuidarnos, nos puede pasar. Y me pasó. Y si bien, gracias a Dios, no necesité ayuda de oxígeno ni ser hospitalizado, les puedo decir que pasé los peores 10 días de mi vida“, detalló el integrante de Así Somos y Hola Millones.

10 días en que la fiebre no desaparecía, 10 días en que los dolores físicos se mezclaban con los emocionales; la angustia de no saber cómo se comenzaría al siguiente día, el nerviosismo de que los síntomas persistían y pensar lo peor”, dijo, asegurando que lo pasó “pésimo”.

“Tuve miedo y mucho. Pero acá estoy, sonriendo, porque a pesar de que nadie puede decir LE GANÉ AL COVID, hoy me siento bien y eso es un lujo que no sentía hace mucho rato. También sonrío porque observé, una vez más, lo privilegiado que soy en la vida”, agregó.

Michael Roldán y su experiencia como paciente Covid-19

El periodista destacó el apoyo de su familia, amigos y compañeros de trabajo, quienes le ofrecieron su ayuda de manera constante. Finalmente, reflexionó en torno al virus. “Dicen que el Covid-19 es una enfermedad solitaria, y claro que lo es: nadie te puede abrazar, nadie se puede acercar a ti para ponerte un pañito frío contra la fiebre o llevarte una comida hasta la cama. En mi caso estaba solo en el departamento, pero a pesar de todo eso, no puedo decir que vivía la enfermedad solo. Al contrario: me sentí acompañado siempre y querido eternamente”, dijo.