logo
Instagram Alejandra Guzmán / Instagram Alejandra GuzmánAlejandra Guzmán y Frida Sofía  muestra lo tóxicas que pueden ser las relaciones madre-hija
Espectáculos 17/02/2021

Alejandra Guzmán y Frida Sofía muestra lo tóxicas que pueden ser las relaciones madre-hija

Aunque no siempre ocurre así, las famosos dan prueba de cómo el amor a veces no es suficiente

Las relaciones entre familia son complicadas. Así no mostraron durante meses Alejandra Guzmán y su hija, Frida Sofía, tras peleas públicas a través de diversos medios de comunicación.

Fue en 2018 cuando el distanciamiento se hizo manifiesto de manera pública. El detonante de la rivalidad fue la supuesta relación entre Alejandra y Christian Estrada, exnovio de Frida.

En días recientes madre e hija han vuelto al ojo de los reflectores, esta vez, Frida Sofía habló con el programa Ventaneando, ahí expresó que su mamá ha visitado Estados Unidos y no ha tenido la intención de verla.

“Yo estoy con los brazos abiertos, pero nunca me fui a ninguna parte”, aclaró. “Dice ‘Regresa, regresa’, pero… o sea, no puedo ir a México, por ejemplo. Y ella sí puede viajar a Estados Unidos. Acaba de estar una semana aquí y no. No me marcó. No ha tratado de marcarme”.

Alejandra Guzmán y Frida Sofía : relación tóxica

Las madres y los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos y, de acuerdo al sitio Psicología y mente, algunos padres son tan exigentes son sus hijos que no toleran fracasos y crean relaciones demasiado perfeccionistas con ellos.

Alejandra Guzmán
Instagram Alejandra Guzmán

Tal como sucede con Alejandra y Frida, en las relaciones una de los dos partes en algún momento se convierte en víctima y el otro victimario, las relaciones de poder se vuelven una constante y los papeles se invierten una y otra vez.

Sara Sanchis, psicóloga, explica que las relaciones tóxicas, en especial con los padres, dan como resultado que las hijas y los hijos interiorizan que no son válidos y se vuelven incapaces de atender sus propias necesidades y relaciones.

Señales de un padre o madre tóxicos

Se rigen por sus propias necesidades y tienen dificultades para empatizar con sus hijos, sus necesidades y lo que en verdad necesitan para estar bien.

Son personas a las que les cuesta estar bien, es decir, tienen cambios de humor repentinos.

Establecen relaciones desde la autoridad, la crítica y la manipulación. Se sienten seguros cuando la balanza de la relación se inclina hacia ellos.

Usan a sus hijos para su gestión emocional, es decir, cubren sus necesidades a través de ellos.

Las relaciones con las personas no son sencillas, ir a terapia es una estupenda forma de sanar heridas y construir la mejor versión de ti.