El documental que retrata la lucha de las madres a las que les han arrebatado a sus hijas

'Las tres muertes de Marisela Escobedo en Netflix' plasma el dolor de una familia y la indiferencia de un país donde todos los días las mujeres son víctimas de la violencia

Las tres muertes de Marisela Escobedo, en Netflix, es el nuevo documental que está estremeciendo a México. Producida por Laura Woldenberg (1994) y dirigida por Carlos Pérez Osorio, trata el caso de Marisela Escobedo,una activista que fue asesinada en 2010 mientras buscaba justicia por el feminicidio de su hija Rubí.

Es la representación de la nula acción del estado mexicano ante la violencia que vivimos las mujeres todos los días en México, desde hace varios años. Es el dolor de las familias que pierden a una hija en manos de un feminicida. Es la indiferencia y la impunidad que impera en el país.

De acuerdo con las narraciones de sus hermanos y su madre, Rubí había conocido a un hombre mayor que ella, con el cual tuvo una hija. Un día, Rubí desapareció. Fue asesinada en Ciudad Juárez en el año 2008 por su propia pareja sentimental, Sergio Rafael Barraza. El sujeto se dio a la fuga y Marisela persiguió por casi un año al asesino de su hija para entregarlo ante las autoridades.

Fue en junio de 2009 cuando Marisela Escobedo logró dar con Sergio, quien confesó haber asesinado a Rubí para después quemar su cuerpo y que no hubiera rastro de ella. Se lograron recuperar 39 restos óseos que pertenecían enterrados en un basurero.

A pesar de que todas las evidencias estaban sobre la mesa, los jueces a cargo del caso declararon que no existían las pruebas suficientes para condenarlo.

“Ante la ausencia de pruebas suficientes que demuestren que entre el 28 y 30 de agosto del año 2008, Sergio Rafael Barraza Bocanegra golpeó a Rubí Marisol Frayre Escobedo, ni que tales golpes hayan sido la causa de la muerte de ésta, se concluye que no se demostró la existencia del hecho punible que se le atribuye, ni su participación como autor del mismo, por lo que debe dictarse veredicto absolutorio en su favor” dice la declaración oficial.

 

La lucha de Marisela por lograr justicia y evitar que el feminicidio de su hija sea olvidado en la impunidad traspasó todas las barreras impuestas por las mismas autoridades. Marisela Escobedo inició una serie de protestas contra la resolución contra las autoridades del estado de Chihuahua, pidiendo que el sospechoso fuera detenido y juzgado.

Pese a recibir amenazas de muerte, Marisela no se detuvo y continuó luchando para exigir justicia hasta que el caso se hizo público. SIn embargo, el 16 de diciembre del 2010 fue asesinada cuando protestaba frente a la puerta del Palacio de Gobierno de Chihuahua. 

En octubre del 2012, José Enrique Jiménez Zavala, presunto asesino de Marisela, fue detenido y procesado y confesó que el asesinato fue ordenado por Los Zetas, con quien Sergio Rafael tenía relación.

En México hay una descomposición social muy evidente. No creen en el miedo que tenemos las mujeres de salir y no volver a casa. Bromean sobre las desaparecidas y se ríen de las muertas. Lejos de indignar o motivar a un cambio, los movimientos que abogan por nuestros derechos terminan por causar mayor indiferencia.

México se ha convertido en un lugar donde los hombres matan a las mujeres y donde los que no las matan, abusan sexualmente de ellas. Hombres que acosan, que encubren a sus amigos cuando se aprovechan de sus amigas o sus novias; hombres que ven a la mujer como objeto de placer.

"No era lo que queríamos para mi hermana pero fue a quien ella escogió y uno no se mete en la vida de las personas", dice uno de los hermanos de Rubí. "Fue el temor de que mi hija me repudiara por no dejarla estar con el hombre que ella amaba", señala su madre. Y es que no podía saberse lo que le esperaba a la joven. Por respeto a su espacio y a su persona, su familia no quiso involucrarse más allá pero ¿cómo iban a saber que el hombre que decía amarla sería el último en respetar su vida?

"Ahora mi hija no está pero estoy para luchar por ella y defender sus derechos", se escucha a Marisela en los registros del documental.

 

 

Más de este tema

La violación ya será castigada con pena de muerte en Bangladesh

Callar, reír o ser indiferente ante un feminicidio te hace parte del problema

Se cumplió un año del ataque con ácido a la saxofonista oaxaqueña y aún no hay justicia

Te recomendamos en video