Se cumplió un año del ataque con ácido a la saxofonista oaxaqueña y aún no hay justicia

El ataque a María Elena Ríos Ortiz sigue impune pues a pesar de que se identificó al culpable, sigue sin hacerse justicia

México es un país donde la violencia está a la alza, donde cada día asesinan a 10 mujeres y niñas y donde la impunidad impera. El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, aseguró que de los feminicidios acumulados durante el 2020, se logró bajar este delito en un 3.5% respecto al año pasado, pero que de enero a junio se ha incrementado un 7.7 por ciento. 

El problema también es que todos los ataques a mujeres terminan en feminicidio y de igual forma son minimizados. El abuso sexual y la violencia doméstica basada en golpes son las formas más comunes pero también existen los llamado "ataques de ácido".

Muchos creen que esto sólo sucede en países como India o Afganistán pero en México también son una realidad. Así fue el caso de la saxofonista María Elena Ríos, de 26 años, quien en 2019 fue atacada con ácido por un sujeto identificado como Ruvicel H.R., al interior de su casa de Huajuapan de León (Oaxaca, México).

TAMBIÉN LEE: Yesenia Zamudio, una de las madres que sigue pidiendo justicia por su hija

María Elena acusó a su expareja, Juan Antonio Vera, un empresario y exdiputado local del Estado del sur de México de haber enviado al hombre para atacarla. De acuerdo con las acusaciones, Ruvicel habría recibido $30,000 por parte de esta para atacarla

El 9 de septiembre se cumplió un año y a pesar de las denuncias, sigue sin haber represalias para los responsables.

El ácido consumió poco a poco la piel de María Elena quien pasó meses en hospitales, tratando de recuperar el tejido pero sobretodo, el movimiento de sus manos. A pesar de que poco a poco ha salido adelante, su vida no ha sido la misma y lo único que clama es justicia.

Los ataques de ácido son una forma de violencia en la que se arroja alguna sustancia corrosiva contra una persona, generalmente una mujer o una niña, con la intención de mutilarla, torturarla o matarla.

Estos se utilizan como un medio para dejar cicatrices permanentes en la sobreviviente; son una forma extrema de violencia que sigue quedando impune. 

TAMBIÉN LEE: La indiferencia de un país donde 10 mujeres y niñas son asesinadas al día

Las mujeres en países de todo el mundo viven con la amenaza de ataques con ácido. A nivel mundial, hay aproximadamente 1.500 ataques con ácido al año, pero es un delito que a menudo no se denuncia por temor a represalias. La mayor prevalencia se encuentra en los países del sur de Asia, incluidos India, Pakistán y Bangladesh, donde el ácido sigue siendo económico y está disponible gratuitamente.

El aniversario del ataque a María Elena ocurre justo cuando colectivos feministas y familiares de víctimas de violencia se encuentra protestando en las instalaciones de la CNDH, también exigiendo justicia ante crímenes impunes.

Cabe mencionar que el caso de Male ya pasó por la CNDH pero nadie ha hecho nada, los culpables siguen libres y ella sigue temiendo por su vida y luchando por volver a hacer la música que tanto ama.

Cada una de las mujeres que se encuentra protestando, representan el hartazgo de todas pero sobretodo, son la voz de quienes ya no están.

Te recomendamos en video