Meghan Markle y Harry tienen una importante deuda: son más derrochadores de lo que pensábamos

A pesar de abandonar sus compromisos reales, no pueden hacer lo mismo con los pagos de las reformas de su anterior hogar.

Este martes 19 de mayo se cumplen dos años de la boda entre Meghan Markle y el príncipe Harry. Mucho ha sucedido desde entonces, como el gran cambio que tomaron de abandonar la realeza, pero esto no los eximió de ciertas responsabilidades.

Radicados en Los Ángeles, California, después de pasar una temporada en Canadá justo al despedirse del Reino Unido, aún los persiguen las deudas de un hogar que ni siquiera piensan habitar.

Así lo reseñó Soy Carmín expresando que deben cancelar alrededor de tres millones de dólares por las mejorías que le hicieron a su casa de Frogmore Cottage, puesto que al abandonar la realeza aseguraron que pagarían esas inversiones.

Meghan Markle y el príncipe Harry Meghan Markle y el príncipe Harry - Ins

Este es un enorme recinto vecino a Windsor, donde Meghan Markle y el príncipe Harry pensaban construir su familia antes de tomar la decisión de alcanzar la independencia económica.

Los millonarios arreglos fueron realizados con dinero que pertenecía a su familia, de origen público, por lo que se sintieron obligados a devolverlo.

Conoce algunos de los famosos vecinos de Meghan Markle y el príncipe Harry

Estrellas tanto del cine como de la música estarán viviendo a pocos pasos de la nueva residencia de la pareja real

En ella mostraron todo su gusto por los lujos y la elegancia: estos astronómicos costos los tendrán pagando 22 mil dólares mensuales por 11 años, hasta que esté saldada.

Sin duda, otro aspecto adverso para la joven pareja, que apenas está adaptándose a vivir lejos de las comodidades de la familia británica.

Meghan Markle y el príncipe Harry Meghan Markle y el príncipe Harry. - Instagram

De igual manera, otros medios como La Vanguardia se han hecho eco de la información añadiendo que se mudaron a la residencia propiedad de la corona apenas en la primavera de 2019, semanas antes de nacer Archie, el hijo de un año que comparten.

Previo a esto habitaban en el palacio de Kensington junto con el príncipe William y Kate Middleton pero tomaron la decisión de encontrar un espacio para ellos al conocer que tendrían a su primogénito.

No obstante, aún pueden utilizar la residencia cuando vayan a Inglaterra, pero eso sí, no les excluye de pagar sus gastos.

Te recomendamos en vídeo: