5 situaciones terribles que han marcado la vida de Britney Spears

Britney Spears ha tenido que superar situaciones horribles en su camino a la fama

Britney Spears es sin duda una de las estrellas más grandes que ha tenido la industria pop en los últimos veinte años. Se inició desde muy temprana edad en el mundo del espectáculo, participando en obras teatrales, comerciales y ambiciosas producciones como el Club de Mickey Mouse junto a otras estrellas como Justin Timberlake y Christina Aguilera.

Parecía que Britney tenía una vida perfecta y la cima del mundo a su alcance sin embargo, el camino a la fama no ha sido nada fácil y perseguir sus sueños, le han costado hasta el alma. Aquí te mostramos algunas de las terribles situaciones que casi la destruyen.

El terrible matrimonio de sus padres

La vida que llevaban los padres de Britney sin duda marcaron su vida de forma considerable. Britney Spears vino de comienzos muy humildes. Ella creció en Kentwood, Louisiana, y fue la segunda hija de Lynne Bridges y Jamie Spears, pero según los informes, sus padres tuvieron bastantes problemas en su matrimonio. El padre de la cantante insultaba a su madre e incluso le levantaba la mano enfrente de todos. Fue duro, pero se convirtió en la vida normal. Britney era una niña introvertida y asustadiza que lloraba a escondidas, pero llegó al punto en que aprendió a hacer como si nada sucediera. A medida que crecía, gritaba y maldecía a sus padres, tratando de que dejaran de pelear.

La momager (mamá manager)

Britney Spears comenzó su carrera a los 3 años, impulsada por su madre Lynne Spears. Para ella, Britney era su boleto a la buena vida. La tenía en clases de canto y gimnasia, ganó una competencia de Miss Talento cuando tenía 6 años y dos años después, la llevó a Atlanta para audicionar para el Mickey Mouse Club. Lynne incluso mintió sobre la edad de Britney en un intento por influir en los jueces. Pero ellos dijeron que no. Lynne hizo todo porque la aceptaran y lo logró. La relación de Britney con su madre siempre estuvo en la explotación; mientras la cantante trabajaba y trabajaba, Lynne cobraba.

Papá alcohólico y abusivo

Jamie Spears no fue el mejor padre ni esposo. Le gustaba la bebida, las mujeres y el juego. Podía emborracharse en casa, rodeado de todos sus amigos borrachos y sus hijos presentes. Lynne Spears, madre de Britney, lo acusó de romper a la familia con su comportamiento. A pesar de todo, él pasó a tener la tutela de Britney, como si se tratase de una menor de edad. luego de pasar por una terrible crisis en 2007.

a finales del 2018, Jamie fue hospitalizado de emergencia en Las Vegas, debido a una ruptura de colon espontánea que por poco le cobra la vida. Fue sometido a una cirugía de emergencia que logró estabilizar sus signos vitales. Esto obligó a Britney a pensar n un retiro temporal, justo cuando estaba recuperando la cima de su carrera.  Recientemente fue acusado de maltratar a los hijos de la cantante, situación que ha mantenido lo ha mantenido en constantes disputas legales con Kevin Federline, ex esposo de Britney. Según The Blast y TMZ, los dos tuvieron una discusión verbal, y Spears supuestamente sacudió al niño después de romper una puerta cerrada para alcanzarlo. Pero los fiscales han decidido que no pasó nada criminal.

Fiestas y malas compañías

Britney Spears estaba yendo cuesta abajo entre fiestas excesivas, alcohol, drogas y malas compañías. Paris Hilton y Lindsay Lohan estuvieron involucradas en muchos momentos salvajes de la cantante que la condujeron a numerosos intentos de rehabilitación, fotos paparazzi comprometedoras, shows cancelados y un sin fin de problemas. Esto también la llevó a tener amores fugaces como el Jason Alexander, con quien estuvo casada 55 horas. El bailarín afirmó que una vez tuvo un trío lleno de drogas con Spears y una bailarina. Sorpresivamente dijo que Spears casi tuvo una sobredosis fatal de éxtasis puro, mientras que estaban de fiesta en un club nocturno de Las Vegas.

"Usamos éxtasis por la noche para divertirnos y cocaína durante el día para mantenernos despiertos", dijo Alexander. "Entonces llevaríamos a deprimidos como Valium o Vicodin a bajar y descansar … Ella definitivamente tuvo un problema con las drogas cuando estuvimos juntos y eso fue hace tres años".

Trastornos mentales

En 2007, la cantante fue captada entrando a una peluquería, donde se afeitó su larga cabellera. Esto marcó el comienzo de uno de los mayores derrumbes públicos en la historia de la cultura pop. Nadie olvidará el rostro de la llamada Princesa del Pop manchado de maquillaje, con la mirada perdida, ni tampoco la rabia con la que destruyó un parabrisas con una sombrilla. El momento fue capturado por los paparazzis que, como era de esperarse, difundieron la imagen en cuestión de segundos. Nadie comprenderá jamás lo que estaba pasando con ella porque al final, todos asumen que "estaba drogada", "loca" o "desesperada por recuperar su carrera".

Definitivamente no era la imagen de una estrella del pop, sino más bien un gran grito de ayuda. Britney no solo perdió el contacto con las personas más cercanas a ella, sino que también estuvo cerca de perderse en el proceso.

Britney ha estado varias veces en un hospital psiquiátrico y bajo terapia, incluso llegó a perder la custodia de sus dos hijos, que se mantienen bajo el cuidado de Kevin Federline.

Te recomendamos en video