Michael Jackson sigue siendo la figura que más caro ha comprado un Oscar: $1.5 millones

La Academia no ha logrado bajar el tráfico de estatuillas en el mercado negro.

Todos los ganadores de un Oscar tienen el deber de ofrecer a La Academia su estatuilla si no la quieren al precio de un dólar. El tráfico de Oscar no se detiene en el mercado negro.

Desde 1950 La Academia hace firmar a los ganadores de los Oscar un documento en el que los obliga a no vender su premio.

Y si lo hacen, deben tomar a los organizadores como primera opción. Por eso se ha creado todo un mercado paralelo que no ha tenido freno.

TE PUEDE INTERESAR: Oscar 2019: Ocho musicales que han hecho historia en la gala

Por ejemplo,  Michael Jackson es conocido como la personalidad que más caro ha comprado una estatuilla. En 1,54 millones de dólares compró el premio a Mejor Película por “Lo que el viento se llevó”.

Esta compra la hizo en una subasta en 1999. Ya conocemos que el “Rey del pop” en vida fue excéntrico y no escatimaba en gastos cuando se trata de complacer sus gustos.

El tráfico de Oscar no se detiene en el mercado negro

El tráfico de Oscar no se detiene en el mercado negro

Se estima que desde 1950 se hayan traficado más de 200 estatuillas, por eso es perfectamente legal la compra y venta de Oscar antes de esa fecha y son la que más escasean.

En 2003, David Copperfield compró la estatuilla que consiguió el director Michael Curtiz por “Casablanca”. EL valor de compra fue de $232.000.

El Oscar que le fue entregado a Orson Welles por el guion de “Ciudadano Kane”, en 1942, se vendió a fines de 2012 por unos $860.000.

Pero no todos contribuyen a este mercado negro. Steven Spielberg adquirió por un millón de dólares las estatuillas Clark Gable y Bette Davis, luego gentilmente las entregó a La Academia.

El actor Kevin Spacey compró en 2001, aun valor de $150.000, el Oscar logrado en 1946 por el compositor George Stoll para devolverlo a La Academia.

Oscar 2019: Hacer cada estatuilla cuesta más de 400 dólares, están bañadas en oro de 24 quilates

Desde el año pasado, La Academia decidió volver a los orígenes en cuanto al diseño de las estatuillas.

Según la revista Forbes, el empresario suizo Mario Cortesi compró su primer Oscar en 1989, por un precio de $16.000.

Se trata del galardón logrado en 1951 por la película “Un americano en París”.

Te recomendamos en video: