Lo bueno y lo (muy) malo que aprendimos de Disney

¡Atrévete a conocer el lado oscuro de las Princesas de Disney!

De pequeñas, la mayoría de las mujeres estuvimos en contacto directo con las películas de Disney (en especial, las princesas de Disney.) Algunas de nosotras incluso nos hacíamos pasar por ellas gracias a disfraces que nuestras madres nos conseguían. Y queramos o no, esta influencia afectó en su momento ciertos ideales que teníamos.

Pero lejos del palacio, el reino, un príncipe (azul o no, pero guapo) y un título nobiliario (que en todas estas películas fue muy overrated ante lo que verdaderamente es una princesa de carne y hueso), seguramente nos habrán dejado alguna actitud o expectativa errónea que en su momento utilizamos. He aquí 10 enseñanzas del lado oscuro de Disney:

  1. Cenicienta nos enseñó que cualquiera de nuestros sueños (aunque sea tan tonto como ir a un baile), es posible de hacer realidad. Y que es correcto casarse con alguien sólo para mejorar tus condiciones de vida.
  2. Blanca Nieves nos enseñó que las labores domésticas pueden amenizarse con una linda canción. Y que es normal vivir con siete hombres si estos son de baja estatura.
  3. Mulan nos enseñó que una mujer es capaz de hacer cualquier cosa sin importar la mentalidad social al respecto. Pero también que un hombre puede enamorarse de ti, disfrazada de hombre, y ser completamente heterosexual.
  4. La Sirenita nos enseñó que es bueno dejar nuestra zona de confort para luchar por lo que de verdad deseamos (aun si eso incluye a veces desobedecer a tu padre). Y que ofrecer tu dulce voz a la bruja malvada del océano es una muy buena táctica de ligue.
  5. Bella nos enseñó la belleza interior que hay en amar en una persona, lo bonito que es enamorarse no superficialmente, sino con el alma. Y que debemos permitir que esa persona a quien amamos con el alma (a pesar de su apariencia bestial) nos hable a gritos.
  6. Jasmín nos enseñó que el verdadero amor no distingue entre clases sociales, que está bien que tu novio sea un vagabundo ladrón cuyo único amigo es una espuma azul que le habla.
  7. Rapunzel nos enseñó que puedes liberarte de tu prisión, metafóricamente hablando o no, en cuanto tú misma busques libertad. Y que está bien que dejes entrar a desconocidos a tu cuarto.
  8. Tiana nos enseñó cómo, con trabajo duro, puedes conseguir lo que verdaderamente quieres. Y que, literalmente, besar sapos fanfarrones es una terrible idea. Aunque, bueno, creo que esto todo mundo lo sabe.
  9. Elsa, o la Reina de las Nieves en Frozen, nos enseñó que, además de no necesitar a un hombre para estar completa, lo mejor que puedes hacer ante tus problemas es huir de ellos y… no sé, crear un terrorífico reinado de hielo si es que así a ti te apetece.
  10. ¡Y no nos olvidemos de Aurora! La Bella Durmiente nos enseñó que uno puede elegir de su propio destino. Pero no entre un vestido rosa y uno azul. Ah, y podemos dormir una eternidad si así lo deseamos porque, digo, eso ya es cuestión de la puntualidad del príncipe.