logo
Sara Builes / Instagram @sarabuiles_tLas famosas colombianas que se vincularon sentimentalmente con narcos
Colombia 26/05/2021

Las famosas colombianas que se vincularon sentimentalmente con narcos

Aunque ninguna aceptó haberse involucrado con ellos por poder o dinero, no pudieron evitar que sus nombres quedaran mediáticamente expuestos

Los negocios sucios e ilegales acuerdos, así como sus extravagantes lujos, forman parte de la vida de los narcotraficantes, que no solo buscaban conquistar terrenos ante otras mafias, sino también el corazón de famosas colombianas. Involucradas o no, les llamaron las “mujeres de los narcos”.

Aunque ninguna de ellas aceptó haberse involucrado sentimentalmente con ellos por poder o dinero, no pudieron evitar que sus nombres quedaran mediáticamente expuestos. Siendo hermosas, jóvenes y con talentos artísticos, fueron endulzadas por la “labia” de hombres armados hasta lo dientes.

Las famosas colombianas que alguna vez fueron el amor de un narco

Vaneza Peláez

Era presentadora de Sábados Felices y Sebastián Murillo Echeverry, alias Lindolfo, fue su ex esposo. El narco era integrante de la cúpula de la Oficina de Envigado. Se encargaba de cobrar bajo amenazas y muertes el dinero de la organización criminal, pero terminó siendo capturado el 8 de febero de 2020.

Si bien ya estaban separados al momento de la detención, Vaneza Peláez es una de las famosas colombianas que se vio afectada por las acciones delictivas del narco. En este caso por aceptarle un dinero ilegal para montar un negocio de vestidos de baño.

Virginia Vallejo

Es la historia de amor más famosa en el mundo de los narcos, ya que Virginia Vallejo fue durante cinco años la mujer de Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín. La presentadora de televisión terminó siendo más reconocida por el vínculo afectivo que por su trayectoria profesional.

En 2006 publicó el libro llamado Amando a Pablo, odiando a Escobar, donde cuenta todas las anécdotas de vida u amor que vivió junto al narco, incluso cómo se enamoró de él cuando le pidió acompañarlo a inaugurar una obra social que se benefició de ilegales cantidades de dinero.

Natalia París

La modelo y chica fitness actualmente trabaja como DJ de música electrónica, pero tiene un pasado oscuro que le involucra como una de las famosas colombianas que se metió con un narco. Natalia París se enamoró de Julio Fierro, testaferro de Pablo Escobar cuando este estaba encarcelado en La Catedral.

Ambos se conocieron en el sitio preferido de Natalia, los gimnasios, luego que el narco regresara de Estados Unidos, donde se escondía de quienes lo buscaban para capturarlo. El amor que se profesaron dejó una hija, Mariana, que ya es mayor de edad.

Tras delantar a las mafias ante la DEA, Julio Fierro intentó zafarse de los negocios sucios para iniciar una vida familiar con la modelo y su hija, pero tres años más tarde fue asesinado por paramilitares a modo de represealia.

Sara Builes

Prácticamente la relación de Sara Builes con Jhon Fredy Manco Torres, alias El Indio, fue lo que le llevó a la cárcel. El narco se vio muy enamorado de la hermosa modelo, pero los constantes regalos para su novia y exponerse a los escenarios del fútbol dieron con su captura en 2013, cuando se encontraba en Brasil.

En aquel entonces, la paisa Sara Builes tenía 22 años, de ojos verdes, rostro angelical y un cuerpo de ensueño. Siempre estuvo relacionada con el deporte, desde el modelaje y como protagonista de comerciales deportivos, pero la cúspide de su fama llegó por su relación con El Indio.

famosas colombianas
Foto: Instagram @sarabuiles_t

Liliana Lozano

Fue reina de belleza en Bambuco, en 1996, cuando apenas tenía 17 años. Ya se perfilaba como el personaje del año y saltó a la fama como actriz de telenovelas para RCN y Caracol TV. Liliana Lozano tenía coqueteaba con el éxito, pero el amor por un narco le terminó asesinando los sueños.

La modelo fue pareja de Héctor Fabio Vargas, hermano del narcotraficante Leonidas Vargas. Tanto Héctor como Liliana fueron encontrados sin vida en una finca del Valle, en 2009. Las imágenes eran desgarradoras.