Partos en Chile: estudio revela exceso de medicación, malos tratos y otras falencias del sistema

Altas tasas de cesáreas, privación de acompañamiento, críticas o represión del dolor en el parto son algunas de las prácticas reveladas por la Primera Encuesta de Nacimiento en Chile, no recomendadas por la OMS.

El instrumento desarrollado por el Observatorio de Violencia Obstétrica (OVO), dejó en evidencia una serie de arbitrariedades en el parto, desaconsejadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud. Entre las que se encuentran una alta tasa de cesáreas, que en los hospitales alcanza el 77%, mientras que en las clínicas un 79%; además de la obligación de parir en posición litotómica (de espaldas).

En la muestra participaron más de 11 mil mujeres madres entre 1970 y 2017 en Chile y se presentó a la Mesa de Trabajo “Por un Parto Respetado”, convocada por la diputada Claudia Mix (Poder Ciudadano), quien de acuerdo a los datos de OVO, planteó la urgencia de una nueva legislación.

“Queremos lograr un proyecto de ley que asegure a las mujeres de este país el respeto por sus derechos sexuales y reproductivos”, dijo.

La diputada, confesó que tiene dos hijos y también reveló detalles de su propia vivencia como madre: “Cuando tuve al primero, que hoy tiene 30 años, recuerdo haber estado en una cama con otra mujer y haber sentido la sangre de ella, nunca más la volví a ver”, dijo.

Dar a luz en Chile todavía es complicado, para la salud de la madre, producto del proceso intervencionista al que se las somete y los recién nacidos, pues según el estudio, cerca del 20% de las mamás pasan 30 minutos con su bebé, pero las recomendaciones internacionales y de determinan que debería ser una hora.

Así es parir en Chile

Hace varias décadas se utiliza un sistema de atención del nacimiento enfocado en evitar la mortalidad de materna y neonatal. Según Michelle Sadler, académica de la Universidad Adolfo Ibáñez y Directora de OVO, éstas deberían aplicarse sólo con justificación médica.

La experta plantea que el modelo actual involucra la práctica de muchas intervenciones. “Hay un set de prácticas estandarizadas, que sólo deberían ser para casos con alguna complejidad, pero ahora a todas a las mujeres que ingresan se les pone vía venosa, monitoreo fetal continuo, oxitocina artificial y otras”, explica.

De acuerdo al estudio, a un 54% de las madres no se le permitió el acompañamiento de personas significativas, en el sistema público, mientras que un 21% en el privado. Más del 70% tuvo restringida la ingesta de líquidos o comida en hospitales, y un 61% en clínicas.

Descarga el informe con los Resultados de la Primera Encuesta sobre el Nacimiento del Observatorio de Violencia Obstétrica – Chile en el siguiente link https://bit.ly/2lqtg40

Posted by Observatorio de Violencia Obstétrica – Chile on Friday, June 22, 2018

También se reportaron situaciones de violencia verbal, más del 40% de las madres vivió críticas y represión por expresión de emociones, o dolor en los hospitales públicos; mientras que en las clínicas, el porcentaje es cercano al 20%.

Un 43% declaró que el personal de salud no respondió dudas, la desatendieron o acallaron, en clínicas fue un 20%. Asimismo un 23% describió uso de lenguaje grosero, sarcástico y humillante, en hospitales, y un 5% en clínicas.

Desde OVO, Sadler, lamenta que el modelo actual deje de lado a las madres. “La mujer perdió protagonismo del rito del nacimiento de un ser humano y se transformó en algo técnico, sin emocionalidad y poco integral”, dice.

La lucha por un parto digno

La investigación determinó que las mujeres menores de 19 años y así también, quienes cuentan con menor nivel educacional, son las que más se exponen a la violencia obstétrica. Por lo que la experta recomienda buscar asesoría y apoyo en organizaciones como la Coordinadora Nacional por los Derechos del Nacimiento.

Además, sugiere evitar los mitos en torno al parto vaginal y a la cesárea. “Se tiende a creer que la cesárea es muy fácil, rápida, que no duele, pero al ser una cirugía claro que duele y la recuperación no es sencilla”.

Por otro lado, destaca la eficacia del programa Chile Crece Contigo, ya que el estudio muestra que gracias a los talleres de este plan, aquellas pacientes que manejan más información, tienen una mejor experiencia en el parto.

En 2008, el Ministerio de Salud, creó el “Manual de Atención Personalizada con Enfoque Familiar en el Proceso Reproductivo”,  para Sadler aún quedan desafíos. “Hay programas de parto fisiológico en clínicas y, la experiencia del hospital de La Florida, demuestra que es posible en el mundo público. Si bien ha habido avances, todavía falta mucho”.

 Te recomendamos en video: