Nuevamente israelíes hacen fuego en Torres del Paine

Cuatro ciudadanos israelíes intentaron salir del país para capear la formalización por quemar papeles dentro del Parque, que ya fue devastado por la misma situación por uno de sus compatriotas en 2011.

La foto de este artículo es de Francisco Negroni. Fue captada el 25 de enero de 2012 en un sector cercano al glaciar Grey, una de las zonas más afectadas por las agresivas llamas del incendio en el Parque Nacional Torres del Paine en la patagonia chilena en 2011. Una historia que lamentablemente podría haberse repetido con calco, pues turistas israelíes contraviniendo las normas del parque, prendieron fuego con papeles este pasado fin de semana, tal como sucediera hace dos años.

Recordemos. El verano de 2012 el israelí Rotem Singer fue inculpado como autor del incendio que arrasó con 50 mil hectáreas en Torres del Paine. El turista de 23 años,  lo acusaron de quemar el martes 27 de diciembre de 2011, el papel higiénico que ocupó, luego de realizar sus “necesidades” bajo un arbusto. Esta acción habría provocado el inicio del incendio que destruyó flora y fauna nativa endémica.

En enero de 2014, vemos que nuevamente sucede lo mismo, con la diferencia que esta vez son cuatro quienes cometen la imprudencia: Tom Netanel Maor, Daniel Eliyahu Banay, Raz Kapitalu y Guy Bustan y que lejos de responder por su responsabilidad, la eluden intentando irse del país sin ser formalizados.

Luego de un operativo de captura de la PDI, pues estos irresponsables e inconcientes turistas al darse cuenta del grave error que cometieron, escaparon al paso fronterizo Río Don Guillermo, en Cerro Castillo, fueron capturados siendo retirados sus pasaportes y enviados nuevamente a Puerto Natales, a la espera de su formalización en el Juzgado de Garantía, donde este miércoles serán procesados por infracción a la Ley de Bosques 20.683, que aumentó su rigor luego de lo acontecido en 2011.

Los jóvenes israelíes podrían recibir un presidio menor, en su grado mínimo a medio. El caso anterior recibió sólo una multa de 4 millones de pesos, sin cumplir ninguno de los compromisos en los cuales la Comunidad Judía dijo estar también interesada en apoyar e implementar.

Es indignante, viendo el tremendo esfuerzo por recuperar la Octava Maravilla del Mundo, en donde entidades públicas y privadas se han empeñado en que todo vuelva a ser como antes.  Estos territorios son patrimonio natural, ya no digamos de los chilenos, sino de la humanidad, más aun cuando consideramos que grandes porciones de tierra pertenecen justamente a personas, como lo es Douglas Tompkins, empresario ecologista estadounidense, que posee en la región de Los Lagos, el Parque Pumalín de 295 mil hectáreas. Para muchos lejos de representar un peligro, este hombre es un héroe que ha protegido esta zona de la intervención de carreteras y otras formas de “desarrollo”.