Actualidad

Legalizar el aborto no es una invitación abierta a hacerlo y es momento de entenderlo

El que existan leyes que apoyen el aborto es para garantizar el bienestar de quien lo necesite

El Día de Acción Global para el acceso al Aborto Legal y Seguro este 28 de septiembre hizo que ciudades del mundo se pintaran de verde.

La celebración surgió en 1990 cuando mujeres se reunieron en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe y aprobaron la Declaración de San Bernardo, donde se proclamó que el 28 de septiembre sería reconocido como el Día por el Derecho al Aborto de las Mujeres de América Latina y el Caribe.

La lucha por el aborto legal y seguro se trata de la reivindicación de los derechos sexuales y reproductivos como es la elección libre y voluntaria.

Mientras se criminalice el aborto, mujeres seguirán muriendo en la clandestinidad

Cada vez que las mujeres alzamos la voz para exigir el reconocimiento de nuestros derechos sexuales y reproductivos, somos juzgadas y culpadas por querer incurrir en «un delito».

El aborto es criminalizado en casi todo Latinoamérica, lo que ha dado pie a prácticas de alto riesgo. Pero mientras que grupos en contra del aborto continúan alegando que nadie puede decidir sobre la vida de otro ser humano, las mujeres siguen muriendo en clínicas clandestinas.

Cada vez más países se suman a la conversación del aborto legal

La reciente despenalización del aborto en México ha causado gran controversia. La decisión se refiere a las leyes de los estados de Coahuila y Sinaloa pero sienta un precedente en los derechos y libertades de la mujer en todo el país.

“A partir de ahora no se podrá procesar a mujer alguna que aborte en los supuestos considerados por este tribunal”, declaró Arturo Zaldívar, presidente de la Corte el pasado 7 de septiembre. Añadió que se trata de “una nueva ruta de libertad, claridad, dignidad y respeto y un gran paso en la lucha histórica por la igualdad y el ejercicio de sus derechos”.

El aborto sigue siendo una práctica muy desigual en todo el país, donde sólo cuatro Estados de los 32 han legislado una ley de plazos.

También Chile ha dado un paso adelante con un proyecto que busca permitir la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

«La criminalización de la interrupción voluntaria del embarazo también es una forma de violencia de género (…). Avanzar en materia de derechos sexuales y reproductivos es avanzar en igualdad de género», declaró la diputada comunista Carol Kariola, una de las autoras de la moción.

Aunque cada vez hay más países que han aprobado leyes que garanticen el bienestar de las mujeres, el camino sigue siendo largo y complicado. En muchos lugares no se cumple del todo con lo estipulado y quienes deciden abortar, siguen teniendo más trabas que oportunidades.

Exigir que el aborto sea legal no es incitar a realizarse uno

La Organización Mundial de la Salud ha revelado que los abortos clandestinos son la tercera causa de muertes maternas en todo el mundo y conducen a otras discapacidades prevenibles en gran medida,

El que existan leyes que apoyen este procedimiento no significa que sea una invitación para que todas lo hagan sino garantizar el bienestar de quien lo necesite.

Ser mujer no es sinónimo de ser madre.

Es momento de entender que no todas las mujeres tienen acceso a una educación sexual adecuada, ni tampoco a métodos anticonceptivos.

Hay mujeres que resultan embarazadas por diferentes motivos pero no quieren ser madres o no están preparadas para ello. Otras presentan condiciones que significan un riesgo para ella o el producto. 

Muchas mujeres son víctimas de violencia sexual y eso incluye a niñas menores de edad que son abusadas y forzadas a llevar un embarazo que termina por destrozar su cuerpo.

Más de este tema

5 claves para entender la despenalización del aborto en México

Por qué la prohibición del aborto en Texas es un paso atrás para los derechos de las mujeres

El caso de un niña de 10 años violada y embarazada enciende alerta sobre el aborto

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos