Así es como el aislamiento por COVID-19 podría incrementar la violencia doméstica

Muchas mujeres han quedado encerradas con sus agresores y abusadores

Para las mujeres que sufren violencia doméstica, las medidas para frenar la propagación de COVID-19, como lo es la cuarentena voluntaria, las han atrapado en sus hogares con sus abusadores. Para muchas mujeres y niñas significa perder la oportunidad de salir de esos lugares tóxicos y peor aún, de poder acercarse a las personas y los recursos que podrían ayudarlas.

¿Qué ocurre con las mujeres a las que la cuarentena ha obligado a convivir encerradas durante al menos 15 días con sus agresores y abusadores? 

De acuerdo con informes de la línea directa nacional de violencia doméstica en los Estados Unidos, han recibido llamadas de mujeres que aseguran que sus abusadores están usando COVID-19 como un medio para aislarlas aún más de sus amistades y familiares. Las amenazan con echarlas a la calle para que se enfermen y esa se ha vuelto una nueva forma de violencia doméstica que va en aumento en el mundo.

Desde Europa hasta Asia, millones de personas han sido bloqueadas, ya que el coronavirus se ha esparcido rápidamente. Anita Bhatia, directora ejecutiva adjunta de las Naciones Unidas para la Mujer, explicó para la revista TIME que "la misma técnica que estamos utilizando para proteger a las personas del virus puede afectar perversamente a las víctimas de la violencia doméstica". Agregó que "aunque apoyamos absolutamente la necesidad de seguir estas medidas de distanciamiento social y aislamiento, también reconocemos que brinda una oportunidad para que los abusadores desaten más violencia".

LEER MÁS: 7 cosas que SÍ puedes decirle a una persona que padece depresión para calmarla

Los mensajes de Whatsapp o el correo electrónico han dejado de ser medios de comunicación seguros para ellas. Ni siquiera para llorar las penas a sus amigas o madres.

En España, el seguimiento a las víctimas de violencia doméstica también se ha visto afectado. El número de llamadas por parte de las víctimas se ha reducido debido a que ahora están encerradas con su abusador; dar aviso al 911 también se ha convertido en un problema. Claro, ¿cómo iban a llamar a los números de emergencia quienes están siendo víctimas de violencia machista estando su agresor en la misma habitación que ellas?

TAMBIÉN LEE: El desafío de nuestra sociedad está en criar niños que sepan respetar a la mujer

Entonces, ¿qué pueden hacer quienes estén en esta situación? En este momento, hay varias organizaciones que se han puesto a disposición de diferentes maneras, incluido el blog de recursos del NDVH, que incluye cómo crear un plan de seguridad y cuidarse si experimenta violencia doméstica. Otros servicios que prestan atención a víctimas, han tenido que adaptarse a la situación mediante nuevos códigos.

En España, por ejemplo, ha surgido una campaña llamada “Mascarilla 19”, con la cual las mujeres que se encuentren en riesgo, acudan a una farmacia y pronuncien dicha frase para ser auxiliadas.

En Alemania, las visitas personales de las redes de apoyo y los servicios sociales también se están reduciendo por temor a propagar el virus COVID-19. Es por eso que se ha instado a los vecinos a ser más conscientes de los posibles casos de violencia doméstica alrededor. "Si escuchas gritos o gritos en los apartamentos vecinos, llama a la policía", dice La Asociación Federal de Consejería de Mujeres y Centros de Crisis por Violación.

Para proteger a los más vulnerables de Alemania, los políticos sienten la presión: el tiempo es esencial para que brinden apoyo financiero y apliquen todos los recursos posibles para garantizar la seguridad de aquellos que están en mayor riesgo.

En Francia, el colectivo feminista NousToutes también destacó recientemente el riesgo potencial de que aumenten los casos de violencia doméstica como resultado del aislamiento forzado y exhortó a las víctimas a utilizar la línea directa de emergencia 3919.

“Estar confinada en casa con un hombre violento es peligroso. No se recomienda salir. No está prohibido huir. ¿Necesitas ayuda? Llama al 3919 ", decía una declaración del grupo en Twitter.

El abuso se trata de poder y control, y un abusador puede usar cualquier herramienta para ejercer eso, incluida una preocupación nacional de salud como COVID-19. Por si fuera poco, el estrés adicional en el hogar ante la situación, lleva a un aumento de incidentes de abuso, así como a la gravedad del mismo.

 

Te recomendamos en video