Una madre le quita la vida a sus hijos y se suicida por miedo a la extrema pobreza en la que vivía

JALISCO, México.- Sol era una madre soltera  en Jalisco que mantenía a Alberto de 7 años y Óscar de 14. Las deudas la acosaban, y su sueldo no era suficiente para mantener a su familia. El hambre, la desesperación y el constante acoso de los cobradores le hicieron tomar una drástica y triste decisión.

Al saber que pronto perdería la casa ella decidió abrir las llaves de gas y acabar con una vida a la cual no le veía futuro. Sol escribió una carta de 11 hojas explicando la situación en la que se encontraba.

En esas hojas se puede percibir el enojo, la frustración y la impotencia que la joven madre vivía. Es un testimonio de la injusta situación que está enfrentando México. Podemos recordar que nuestro país se encuentra entre las 25 naciones con mayor desigualdad a nivel mundial. EL 54.4% de la población vive en pobreza, y todo empeora cuando se es mujer dado que ellas ganan en promedio 24% menos que los hombres.

La madre de familia ganaba entre 800 o 900 pesos a la semana como empleada en una maquiladora de material electrónico o en su nuevo trabajo como vendedora de pan. Vivía lejos de su familia y llevaba tiempo sin contactarse con ellos.

Se había convertido en el único sostén de la casa y tenía una deuda heredada  gracias al abandono de su pareja de 300 o 600 pesos semanales como parte del crédito que le dio el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

El acoso que recibía por parte de ellos no la dejaban en paz y recibía muchas visitas de “abogados del gobierno” que querían echarla de su casa. Sol no vio otra opción por el miedo que sentía que culminar con la vida de su familia.

Al parecer ella se aseguró que sus hijos estuvieran dormidos, le dio un peluche a su hijo de 7 años, puso en la mesa su carta y todos sus ahorros y prendió la llave del gas. Los vecinos notaron la muerte de esta familia por el fétido olor que desprendían sus cuerpos y llamaron a las autoridades correspondientes. 

También lee

Te recomendamos en video: