Tips para ser exitosa, sacándole partido a tu inteligencia emocional

Pasamos muchísimas horas en la oficina y eso hace que la tolerancia esté en juego, pero no permitas que eso te derrumbe.

La sociedad moderna ha arraigado el concepto de que el éxito laboral está estrictamente ligado a la superación del estrés. Lo primero que debemos aclarar, es que no es normal estar estresado. No es una etapa que debemos pasar necesariamente para alcanzar las metas.

Claro que la competitividad y el exceso de responsabilidades pueden generar estos efectos, pero lo cierto es que tú fijas los límites, y no los demás. Una vez que te riges por ese principio, puedes observar lo que ocurre en tu vida laboral.

tumblrmwflkusbgj1qkg9t6o1500.gif

Hidden in the Ivy

Una de las herramientas más importantes es la inteligencia emocional. Siempre se nos ha tratado de convencer de que las habilidades intelectuales son lo más importante en torno al desempeño, pero una persona que sabe manejar sus emociones y que encausa esa habilidad de forma positiva, tiene muchas más posibilidades de ser exitosa, evitando además el estrés.

Si eres emocionalmente inteligente, eres empática, consciente de las emociones de los demás, puedes aceptar los cambios, no eres perfeccionista y te enfocas en empoderarte a ti, y al resto.

¿Cómo potenciar esas características para conseguir el éxito?

  • Concéntrate: Pasamos muchísimas horas en la oficina y eso hace que la tolerancia esté en juego, sobre todo si tus compañeros de trabajo están estresados. No te dejes influenciar por ello. Si sus emociones afectan tu trabajo, ayúdalos y contribuye a la solución, que sea un trabajo en equipo.
  • Deja de procrastinar: Una de las actitudes que genera más ansiedad y estrés es la evitación y la postergación. Mientras más tiempo pienses en lo que tienes que hacer, más preocupación acumulas. Comienza de a poco, paso a paso.
  • No determines tu valor según tu trabajo: Antes que todo lo demás, eres un ser humano. Tienes valor, y eso no depende de tu desempeño laboral. Dar todo de ti es bueno para la autoestima, pero no permitas que el trabajo se convierta en el eje de tu autovaloración.
  • Dale valor a la recreación: Probablemente, nadie te pague por las horas extra que trabajas cada día. Si no está en el contrato, no sucederá. Puede que trates de impresionar o de hacer creer a los demás que eres muy trabajadora, pero en realidad, no siempre te lo reconocerán y al final, tu pagarás por eso. Establece límites y cuida tu vida personal, recréate.