Actualidad

Una firma de modas obligará a modelos a comer en presencia de testigos

La firma británica estableció una cláusula “no negociable” que obligará a las modelos a comer en presencia de una persona de la agencia. ¿Será una medida efectiva para terminar con la anorexia en el mundo de la moda?

Si a principios de los ’90 la moda era el culto al cuerpo fitness, ahora las modelos exhiben figuras al borde de la desnutrición. Por más que existan campañas que promueven el culto a la salud y a la “normalidad” del cuerpo femenino, lo cierto es que las grandes empresas de la moda no han hecho mayores esfuerzos por impedir que modelos excesivamente delgadas dejen las pasarelas.

Ahora, la firma británica Rose & Willard estableció una cláusula “no negociable” en los contratos que firma con las modelos, que las obliga a comer en presencia de una persona de la agencia, con el objetivo de promover un cuerpo saludable. Además, si las modelos no cumplen con esta cláusula, no serán compensadas económicamente por sus horas de trabajo.

Los dueños de la firma han considerado esta nueva condición después de haber presenciado cómo diferentes top models han actuado en sus sesiones de forma “delirante” y “alocada” debido al hambre.

Por otra parte, las autoridades de salud de algunos países han decidido actuar ante el problema de la anorexia. Francia es uno de los países más afectados con esta enfermedad; más de treinta mil personas en el país y el 90% son adolescentes.

Antes esto, se exigió a las modelos entregar un certificado médico que compruebe que no están bajo peso para seguir en las pasarelas y, recientemente, se promulgó una ley que penaliza a quienes inciten o promuevan la anorexia.

La polémica medida

Heidy Rehman, fundadora de la marca que inició esta cláusula, escribió una columna para el Huffington Post titulado “Nuestras modelos no tendrán otra opción, más que comer”,  en donde Rehman indica que el Congreso británico está por aprobar una ley que prohibirá la contratación de modelos menores de 18 años, lo cual “parece una imposición”.

De esta manera, Rehman argumenta esta polémica condición:

En “Rose & Willard” estamos comprometidos a proteger a las modelos que trabajen para nosotros y estamos muy motivados al debate público de este importante y sensible tema. Hemos decidido que incluiremos una cláusula contractual no negociable con la agencia de modelos que establezca que la modelo deberá comer una comida en nuestra presencia.

La medida, que ha tenido opiniones a favor y en contra, se suma a las aplicadas en Francia. Sin embargo, durante las distintas semanas de la moda, se ha constatado que no hay mayor interés por parte de los responsables de los scoutings por cambiar la imagen de la modelos, ya que se puede apreciar, a simple vista, que varias modelos tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) bajo 18, lo cual no es permitido en Israel, por ejemplo.

Además, el tema para combatir la anorexia es más complejo que vigilar que las modelos coman bien. ¿Por qué controlar a las modelos y no a los diseñadores y empresas que exigen modelos extra delgadas? ¿Por qué la industria de la moda no opta por cambiar la mentalidad en torno a la belleza femenina?

Más allá de las condiciones, cláusulas y leyes que imponen las agencias y los gobiernos, lo cierto es que la anorexia no es un problema sólo de la modelo que “quiere” lucir sus huesos o de la adolescente que lee revistas y quiere ser como ellas. Si la publicidad, los medios de comunicación y las casas de moda siguen promoviendo la perfección y la delgadez como sinónimos de belleza, difícilmente se podrá erradicar la anorexia y la bulimia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos