5 tipos de acoso que quizás no notamos que hacemos

Pero que deberíamos dejar de hacer.

Todas queremos que acabe el acoso callejero termine, y que lo haga pronto. Sin embargo, hay formas de acoso en las que no nos damos cuenta en las que caemos todos los días, como parte de la dinámica de la sociedad en la que vivimos. Pero eso no hace que estén bien, o que deje de ser acoso en uno u otro sentido. Lo mejor es siempre mantenerse por las líneas del respeto. Así que hemos reunido algunas situaciones que parecen normales pero que podríamos considerar como acoso, y que Bustle señala como diversas formas del mismo.

1. A la gente con sobre peso

El culto desmedido a la delgadez, hace que expresemos cosas terribles de las personas con sobrepeso. Aunque lo hagamos “con buenas intenciones” o “por su salud”. Resulta fácil, porque en el ideario social, que podría ser subconsciente, pensamos que si alguien se encuentra en esa condición es por flojera y/o comer comida chatarra todos los días. En realidad podrían ser problemas mucho más complejos que esos. Aunque tus comentarios sean bien intencionados, probablemente son lo último que alguien con sobrepeso quiera escuchar.

2. A los tatuajes

Aunque vivimos en una sociedad más abierta a los tatuajes, e incluso puede que ya tengas uno, o esté en tus planes hacerlo eventualmente. Sin embargo, aún muchas empresas los toman como una definitiva señal de que no deben contratarte y muchas personas lo toman como señal de que seguro no eres de fiar.

Lo que es también agresivo, aunque bien intencionado quizás, es pedirle a alguien que no conoces que te muestre sus tatuajes. No importa lo genial que se vea, no parece buena idea. Puedes mostrar interés por esa persona de otras formas.

24716615609551acf734o.jpg

(cc) Swansea Photographer | Flickr

3. A las mujeres embarazadas

Llegar con cualquier persona y tocar su abdomen no es normal, ni está bien visto, excepto si esa persona está embarazada. Pero estoy segura de que no a todas las mujeres en ese estado les gusta este tipo de tratos, aunque sean por el gusto de verlas en esa condición. Por lo que antes de hacerlo, siempre pregunta.

8364061401cc1c37918db.jpg

(cc) phalinn | Flickr

4. A los niños o mascotas

No está bien tener contacto físico con mascotas, bebés o niños de alguien más, a menos que se tenga su permiso. Podrías asustarlos, despertarlos o simplemente causar molestias a sus padres o dueños.

43785337108fd44c7a10b.jpg

(cc) Kris Krug | Flickr

5. Decirle a alguien que sonría

Es muy molesto que alguien por la calle te diga que sonrías. Porque, primero, no conoces a esa persona y en segundo lugar porque es tu derecho total sentirte cómo te sientas. Y no, decirle a alguien que sonría no significa que te importa. Significa que no lo quieres ver triste o enojado, pero no te importa lo suficiente como para preguntarle qué es lo que sucede.

1475931983711f9d85404b.jpg

(cc) Merlijn Hoek | Flickr

Así como hay hombres que no notan que decir sus “piropos” en la calle no es halagador, quizás no habías notado que ninguna de estas es buena idea. Manténte en la línea del respeto y deja todo eso de lado.