Actualidad

Cosas que debes dejar de hacer para vivir mejor

Esto es lo que, indudablemente, te está cerrando los ojos.

Ya todos gritamos eufóricos que ¡es viernes! Y entonces planeamos lo que vamos a hacer y decidimos que nada ni nadie nos va a limitar de vivir al máximo nuestro fin de semana. Perfecto. Antes de irnos con todo, te invito a leer esto que me ha mandado un amigo y que con mis propias palabras lo comparto contigo.

Nadie tiene la receta de la felicidad, pero la mayoría podemos fácilmente detectar lo que no queremos o nos daña. Si lo que deseas es vivir plena y apasionadamente, no basta sólo con un propósito, también necesitas poner orden y definir qué hacer y qué dejar de hacer para ayudarte.

¿Ya quieres empezar? Esto es lo primero que debes eliminar de tu lista:

Invertir más en cosas materiales que en experiencias

Está bien cumplirte el capricho del vestido y los zapatos de vez en cuando, pero también invertir en momentos para compartir con tus personas favoritas o para ti, es necesario. Una escapada al bosque, un día de campo, un picnic o en donde puedas incluir a tu familia o amigos.

Guarda un poco de dinero para vivir experiencias que te enriquezcan el espíritu aventurero, te acerquen a cumplir tus sueños y te permitan sentirte en paz y tranquilo.

Impresionar más con historias que con hechos

Ese viaje memorable de 3 años atrás, dejó de ser relevante en cuanto lo convertiste en tu carta de presentación. Mejor pregúntate si lo que estás haciendo en este momento inspira a otras personas.

Las historias del pasado resultan en falsedades al final. No necesitas quedar bien con absolutamente nadie por lo que dices, y mucho menos si mientes por ello.

Decir “no” todo el tiempo

Estar en lo que conoces y dominas es una manera cómoda de vivir. En lugar de pasar todo el día en internet, en casa con lo familiar, empieza a decir que sí a las reuniones con gente nueva y a los nuevos proyectos.

Atrévete a explorar, decide ir hacia algo con todo lo que tienes sin miedo y alza la voz. Entonces toda tu creatividad se potencializa y las cosas suceden.

Justificar tu falta de tiempo

Cuánta creatividad surge de una justificación. Cada vez que no te das el tiempo de hacer ejercicio, cocinar alguna receta, visitar un museo o inscribirte a esas clases de piano que siempre dejas para el próximo mes, estás autosaboteando cualquier posibilidad de ser y estar mejor.

Sentirte culpable por darte un gusto

No puedes decir que amas la comida si cada vez que te das el gusto con un pastel de chocolate, terminas odiándote. Puedes tener un sinfín de inseguridades, pero es momento de hacer a un lado las que rigen tu vida o te limitan lo que te hace feliz.

Revisar tus redes sociales mientras estás con tus amigos

Estar y vivir en el momento implica dejar las distracciones a un lado, empezando por el móvil. Las redes sociales no desaparecen, tus notificaciones no irán a ningún lado. Eso puede esperar.

Juzgar todo lo que sucede a tu alrededor

No puedes vivir tranquilamente si tomas una postura ante todo y no fluyes con cada cosa que ves y conoces. Dale la oportunidad a la vida de sorprenderte, de retractar tus opiniones y tomar lo mejor de todo.

Analizar minuciosamente todo

Súper-analizar las cosas, solo trae angustias y duda. Deja de construir mapas mentales llenos de posibilidades “por si pasa esto” o “por si pasa aquello”. Siempre has vivido pendiente de la consecuencia, es momento de comenzar a moverte por la causa.

Borrón y cuenta nueva

El punto es que ya no borres, sino que te atrevas. Que lo que escribiste, hiciste bolita y tiraste, regrese al escritorio y continúe.

Tu lado más auténtico sale a relucir cuando improvisas. Tu misma dinámica va definiendo hacia dónde debes moverte y con qué pie. Tu única tarea es encontrar en cada paso el sentido.

Tags

Lo Último


Te recomendamos