Consecuencias de la tristeza a nivel físico

Entérte cómo la tristeza se manifiesta en tu cuerpo y sal de ahí rápido.

Estar triste o deprimido, es una sensación común e incluso emocionalmente necesario. Cuerpo y mente trabajan de manera simultánea y esto trae consecuencias físicas. Todo lo que sucede a nivel interno se proyecta de maneras específicas con dolores, temblorina, sudor, etc.

No hay emoción que no tenga un refejo a nivel físico. La tristeza, por ejemplo, se manifiesta de distintas maneras que se detectan automáticamente.

Cansancio

Cuando estás triste, todo el día sientes cansancio y ganas de dormir. Esas ganas de querer estar en tu cama se deben al agotamiento mental que produce esta emoción. Consumes demasiada energía cuando lloras o piensas negativamente.

La depresión difícilmente te deja salir de la cama, porque no es energía que repongas con el sueño necesariamente.

Falta de apetito

Si te ha pasado que tienes una especie de nudo en el estómago, se debe a la ansiedad y nerviosismo que produce la tristeza. Es una reacción involuntaria que se desprende de todo lo que te sucede a nivel hormonal.

El metabolismo se hace más lento, te sientes irritado con cualquier cosa que comas y pocas cosas te saben bien.

Lenguaje corporal cerrado

Caminas jorobada, viendo el piso y tu rostro es cien por ciento inexpresivo. Algunas personas tienen la capacidad de disfrazar la tristeza con sonrisas exageradas, pero generalmente sale a relucir con una mirada perdida.

Las personas que están tristes, suelen mantener las piernas cruzadas o brazos cruzados. Esto es porque están bloqueando cualquier tipo de contacto.

Mayor sensibilidad

Seguramente, cuando estás decaída, te da por llorar hasta porque pasó la mosca. Las canciones, los comerciales y las parejas en la calle son lo peor que te puede pasar. Tienes el dolor a flor de piel.

Es más, llega un punto en el que se te vacía el cuerpo de lágrimas, ya no hay nada que llorar pero la sensación no se va. Es una necesidad inexplicable por externar todo lo que te hace sentir mal.

Adiós creatividad

La tristeza es un arma de doble filo en este asunto. En lo personal, cuando ando tristona, me es más fácil escribir, pero no se me ocurre nada lindo o positivo.

Cuando pasas por un momento difícil, las ideas no fluyen, todo tu enfoque está en el pasado y no piensas en lo que viene.

Te enfermas con facilidad

El desgaste de energía y la falta de apetito disminuyen tus defensas, por lo tanto es más fácil agarrar un virus o sentirte mal físicamente. Los dolores de cabeza son los más comúnes, pero como lo mencionaba antes, la gastritis y colitis son súper frecuentes en una etapa así.

Siempre que hablo de la tristeza recuerdo la frase de Bajo la misma estrella &el asunto del dolor, es que demanda sentirse&, y eso está bien. Sin embargo, es importante saber que no es coincidencia sentir todo esto cuando, piensa que debes hacer todo para reponerte y seguir adelante. ¡Ánimo, tú puedes!