Actualidad

El síndrome del desesperado romance navideño

Esta temporada de amor y paz deprime a muchos, ¡cerveza gratis, ven a mí!

Me encanta la temporada navideña por muchas razones, al fin y al cabo cocinar desmesuradamente y elegir regalos para la gente que más quiero son dos de mis actividades favoritas. Ah, y tener romances que no llegarán a ningún lado, esa también, y esta es una gran época para cosechar de esos.

La cosa con la Navidad, seas o no seas creyente, es que para muchas personas es deprimente. Hace frío, hay vacaciones y todos se reúnen con sus seres queridos. Y una clase muy particular de seres queridos, comúnmente conocidos como tías impertinentes, practica la bonita tradición de preguntarte por qué no trajiste al novio/la novia.

Mientras en mi casa yo ya soy la tía incómoda (la libré, yes!), hay algunos que anticipan y temen esta pregunta y desde noviembre buscan desesperadamente a ese el novio o la novia que le pueda cerrar el pico a la tía. ¡Por eso pegan películas tan malas como Love Actually!

En esta temporadas como si cada uno de esos chicos solitarios que conozco agarrara su agenda y se dijera “mmmmm, ¿sabes quién seguro está soltera?” Yo, claro.

Entonces te llueven las invitaciones a cenar, es que todos se preguntan cómo has estado y quieren desearte feliz año. Los exes envían el mensajito o mail melancólico, es que se preguntan qué fue lo que no funcionó y te invitan un café para estar seguros de que no hay hard feelings entre ustedes.

Y Tinder, que de por sí es bastante fácil, se convierte en un hervidero de candidatos todos listos a lanzarse en algo “un poquito más serio”. Bueno, esa es una nueva teoría porque no había tenido Tinder en otras Navidades, pero el alza de invitaciones de desconocidos desde hace un mes es evidente.

Si estás en mi caso (léase “si eres una cínica amargada e incapaz de mantener una relación”), ¡aprovecha! Hay mucha cerveza gratis, pases dobles al cine y sexo casual que recolectar por ahí.

Ahora que si estás del otro lado, tranqui, respira. Estar soltero no es una tragedia, no, ni aunque sea Navidad.

Hay una razón por la cual no habías invitado al forever alone de tu agenda el resto del año; tu ex sigue siendo mala idea, Tinder sigue sirviendo para tener sexo y nada más.

Relájate un poco, cómprale un bonito regalo a tu tía, y piensa que al menos el año que entra no puede ser peor…

Tags

Lo Último


Te recomendamos