Actualidad

No es lo mismo

Sí, la vida cambia, pero a veces, cuando me acuerdo, cuando comparo, cuando golpean con todo los recuerdos, pienso que tal vez, a pesar de todo, ahora es mejor.

Uno llega a una edad en la que no puede evitar comparar cómo se sentía o reaccionaba cuando era más joven contra cómo se siente y reacciona ahora. No es lo mismo los 3 mosqueteros que 5, 10, 15, 20 años después. La vida cambia y, a veces, es sorprendente o terrible ver cómo este cambio sucede. Por ejemplo, las gripas ahora pegan como la peste cuando antes era sólo limpiarse los mocos, el aguante no es el mismo e, incluso enamorarse es completamente distinto. Sobre todo eso, el amor y la manera en la que lo vivimos es perturbadoramente diferente.

La primera vez que me enamoré fue de un gordito simpático de 9 años; tenía la piel pálida y era un genio para las fracciones. Un nerdazo, pues. Tuvimos un amor tórrido que se alimentaba de notitas con corazones y su disposición para dejarme copiar en los exámenes de matemáticas. No era un amor apasionado porque “no mamen, teníamos 9 años“, pero sí era limpio y sin complicaciones. Del tipo de amor que sólo necesita compartir medio sándwich de mermelada para mantenerse encendido.

Años después el amor llegó como una marejada de hormonas, el tipo de amor que te hace jurar y perjurar que no puedes vivir sin él sólo para encontrarte, semana y media después, living and shit y buscando ya el cambio de modelo. No es lo mismo, uno pasa las trabas que los barros y la adolescencia suponen y aprende una manera propia de querer. No existen fórmulas, pero existe un balance entre el primitivo sándwich y el desborde de la emoción.

Sí, la vida cambia: me encantaría no enfermarme con madre y que el amor pudiera resumirse en una notita, me encantaría no cansarme tanto y tener la energía de cuando tenía 9 años. No es lo mismo. Definitivamente, pero a veces, cuando me acuerdo, cuando comparo, cuando golpean con todo los recuerdos, pienso que tal vez, a pesar de todo, ahora es mejor.

***

Para más fábulas, mentiras y monstruos en www.fabulasmentirasmonstruos.tumblr.com

Si quieres ver cómo de verdad no es lo mismo, me encuentras en Twitter como @jimenalacandona

Tags

Lo Último


Te recomendamos