5 maneras de celebrar a mamá sin clichés

Olvida las listas de compras, lo que te dice la publicidad y dedica un rato a pensar en ese genial regalo para ella.

Ayer fui a un centro comercial, y me sorprendí de ver a toda la gente que entraba y salía apresurada a comprar los regalos para su mamá. Aunque creo que es lindo que se decidan a comprarle algo, la verdad es que si les preguntan qué les gustaría más, por lo general no son ni joyas, bolsas o ropa nueva.

En Belelú nos esforzamos por salirnos del cliché y pensamos en regalos lindos que podrían encantarle a sus mamás y hacer la celebración de este día algo que perdure más de 24 horas, al menos en su recuerdo.

1. Un fin de semana libre

Ser mamá es el trabajo más difícil del mundo, no da descansos y económicamente no paga nada, aunque ellas lo hacen con mucho amor. Lo mejor que puedes hacer en su día es consentirla: no dejes que haga nada alrededor de la casa, que duerma hasta tarde, prepárale el desayuno, que tome su primera siesta en años.

Si van a hacer un festejo en casa, tú encárgate de todo y que ella pueda disfrutar de la compañía de los que vienen a celebrarla. Como, la verdad es muy feo darle estos ratos libres a mamá sólo una vez al año, ¿Por qué no dejas que se tome todo el fin de semana?

2. Algo que en verdad le guste (y que no tenga que ver con ser mamá)

Es momento de preguntarte ¿Qué tan bien conoces a tu mamá? ¿Cuáles eran sus sueños de juventud y cuáles siguió o dejó? Piénsalo mucho. Por ejemplo, cuando mi mamá era joven quería estudiar astronomía. Al final, se decidió por la actuaría (estadística aplicada), pero un par de mapas estelares o quizás un telescopio seguro le gustarían mucho.
¿Hay algún instrumento que tu mamá siempre quiso aprender a tocar? ¿Un tipo de baile exótico que a tu papá no se le daba? ¿Algún detalle gourmet exquisito? para esto hay que ser muy observador, pero no es nada imposible.

3.Un mini spa en casa

Las mamás no tienen mucho tiempo para sí mismas o para consentirse, además de su merecido descanso, la cerecita del pastel es el spa, que también se puede hacer en casa. Puedes hacerlo por ejemplo, encargándote del manicure y pedicure, o yendo juntas a que las expertas se encarguen mientras ustedes pasan un rato de calidad juntas.

Puedes darle un masaje o contratar uno, o incluso hacerle un exfoliante, mascarilla y una crema para que se sienta renovada (claro, mientras haces guardia afuera del baño para que nadie la moleste).

4. Un recuerdo muy querido

Este regalo tiene su grado de dificultad, para averiguarlo y para encontrarlo (pero oye, haz memoria, seguro ya te ha mencionado algo). Quizás tu mamá te habló alguna vez de esos muñecos baby beans, su primer hornito Easy Bake, su primera Barbie o la afición por su caja de Lego, quizás incluso le gustaba deslizarse colina abajo con una avalancha.

Con esta idea no puedo quitarme de la cabeza una escena de la película Amelie, cuando la protagonista, después de mucho buscar, encuentra al dueño de un tesoro que estaba en su apartamento: una cajita de metal llena de los recuerdos de un niño de los 50s. El encuentro con el pasado es tan fuerte, que el hombre que no le ha hablado a su hijo en años, decide cambiar su vida. Es algo muy emotivo, así que si te decides por esta opción, agrega una caja de pañuelos.

Cada mamá tiene una historia que contar, además de que con la moda vintage seguro ya sabes dónde las podrías encontrar. Sí, hipster, te hablo a ti.

ilfullxfull.245568651.jpg

© Matel

5.Un retrato familiar

Antes de que ajustes el timer de la cámara, la idea es un poco más específica: contrata un fotógrafo profesional (o a alguno de tus amigos que sí sabe tomar fotos y tiene una buena cámara) que se encargue de tomarles fotos mamá e hijos, que luego le puedes dar en una linda cajita con un lindo envoltorio y un marco que pueda poner donde más le guste. Es algo que tu mamá siempre va a apreciar. Puntos extra si contratas maquillista que las deje a todas viéndose espectaculares para la foto.

samaragouldportaitsessionb0005.jpg

© Andrew Mar

Ya por último, recuerden que está prohibido regalar electrodomésticos, cosas para la casa, una fiesta donde tu mamá haga todo, o cualquier compra de último minuto. Tu mamá se merece más que eso.