Cómo saber si es tiempo de mudarte de ciudad

¿Quieres mudarte pero todavía te sientes insegura? Aquí las señales de que llegó la hora de hacerlo.

¿Qué significa dejar la ciudad en la que vives actualmente? Significa un montón de cosas que cobran dimensiones distintas para cada una. No a todas nos conviene lo mismo, no todas estamos hechas para las grandes ciudades, no todas nos sentimos cómodas en lugares pequeños y apacibles.

A veces, sin embargo, queremos ponernos en movimiento, probar con otros lugares u otros estilos de vida. Y quienes nos rodean parecen sorprendidos de que nuestra elección no siempre sea una ciudad capital, como el DF o Santiago o Buenos Aires o Los Ángeles o Nueva York.

¿Qué tal si elegimos un lugar más provinciano? En esos casos, la gente parece no entender nuestro interés en mudarnos. No importa si quieres irte a una ciudad grande o pequeña: lo verdaderamente fundamental es que descubras si estás segura de que quieres hacerlo.

La única que puede determinar qué te va mejor, qué ciudad es más adecuada para ti, eres tú misma. Así que, si la idea ha estado rondando la cabeza, aquí algunas señales de que es tiempo de mudarte de ciudad.

  1. El lugar en donde vives ha dejado de ser conveniente
  2. Tu ciudad está “agotada” y necesitas amplitud
  3. Las oportunidades de trabajo terminaron para ti
  4. Buscas otro tipo de clima
  5. Necesitas la compañía de amigos o familiares que están en otro lugar
  6. Tu casa es demasiado cara, o dejaste de sentirte cómoda en ella
  7. Estás decidida a empezar desde cero

No te quedes en el mismo lugar sólo porque la idea de cambiarse de ciudad suena un poco intimidante: vale más vencer el fantasma de la inseguridad, intentar algo nuevo, aunque resulte difícil.

Si, aunque el proyecto te dé un poco de miedo, la idea no sale de tu mente, quiere decir que se momento de mirar hacia nuevos horizontes.

Piénsalo de esta forma: tener ganas de irse es suficiente.

Ahora bien, ¿cómo elegir la ciudad en que has de vivir? Si piensas mudarte en búsqueda de mejores oportunidades económicas y laborales, hay varios factores que debes tener en cuenta. No se trata sólo de un irse a un lugar en el que parezca haber más empleos, sino de un cambio en el te sientas mejor en general.

No olvides que, al mudarte, existen otra serie de aspectos que no son materiales: lo emocional, la vida social, incluso el aspecto físico del lugar son importantísimos.

Así que… ¡feliz mudanza y buena suerte!