Cómo aplicar correctamente el protector solar a días de que comience la primavera

Según un estudio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), solo el 42,2 % de la ciudadanía se aplica protección en el rostro cuando realiza actividades cotidianas al aire libre en verano, mientras que el 20,4 % asegura no usar ninguna protección.

Como queremos que te protejas de los efectos nocivos de la radiación solar los 365 días del año, te explicamos cómo aplicar protector solar y cada cuánto hacerlo, así como la cantidad de producto que deberías utilizar en cada aplicación.

¿Cuánto protector solar deberías usar?

A la hora de aplicar o reaplicar un fotoprotector, es importante que tengas en cuenta qué partes del cuerpo van a estar expuestas al sol, pues esas son las zonas que necesitan protección. No te olvides de áreas como las orejas, la parte superior de los pómulos o los laterales del torso.

Para la piel del rostro, la cantidad adecuada son dos líneas extendidas en dos dedos. En cuanto al cuerpo, un truco orientativo para saber cuánto producto echarse es usar el equivalente al contenido de dos cucharadas (unos 30 ml) para toda la piel que se vaya a exponer al sol.

En cualquier caso, es fundamental aplicar el protector solar de manera generosa y homogénea, ya que, si al extenderlo sobre la piel queda una capa demasiado fina, el nivel de protección será menor. Recuerda: prevenir nunca está de más, así que no tengas miedo a excederte con el fotoprotector.

Si te gustan los protectores solares en spray, sabrás que no es tan fácil medir exactamente cuánto te estás echando. Entonces, ¿cómo aplicar protector solar en spray para que proteja bien la piel? La clave está en aplicarlo generosamente sobre la piel —a una distancia máxima de 10 cm— y extender el fotoprotector en spray mediante un suave masaje y de manera uniforme hasta su total absorción. Es importante repetir la aplicación del producto varias veces a lo largo del día.

¿Cada cuánto tiempo se debe aplicar protector solar?

Deberías utilizar protección solar cada vez que te expongas al sol. Eso no quiere decir que solo tengas que ponerte fotoprotector cuando el día esté despejado y haga calor; el sol emite rayos perjudiciales para la piel durante todo el año, así que es indispensable protegerse adecuadamente, independientemente del clima. ¡Ten especial precaución los días de niebla!

Respecto a cuándo y cada cuánto aplicar protector solar durante el día, asegúrate de hacerlo al menos 30 minutos antes de exponerte al sol (por ejemplo, antes de salir de casa) y debes reaplicar el protector solar…

  • Cada dos horas
  • Cada 40 minutos, si nadas o sudas de forma abundante
  • Cada vez que te seques con una toalla

¿Cuál es el mejor tipo de fotoprotector?

Un buen protector solar debe tener unas características concretas: tiene que ser de amplio espectro —es decir, proteger de los rayos UVA y UVB—, ser resistente al agua y tener un factor de protección solar alto (SPF 30 o superior).

Pero que lleves un fotoprotector con SPF 30 o 50 no quiere decir que puedas bajar la guardia y olvidarte de reaplicarlo. Un error común es creer que el SPF hace referencia a los minutos que la piel aguantará expuesta al sol sin quemarse. Nada más lejos de la realidad; usar un producto de SPF más alto no protege durante más tiempo, sino que ofrece un mayor nivel de protección solar. Así, aunque lleves crema de sol de SPF alto, es importante seguir las indicaciones de uso y repetir su aplicación varias veces a lo largo del día.

A la hora de elegir un fotoprotector, recomendamos optar por uno para el rostro y otro para el cuerpo. La piel de la cara es más fina y delicada que la del resto del cuerpo, por lo que conviene utilizar un producto específico para el rostro. Los fotoprotectores faciales suelen tener una textura mucho más agradable y proporcionan un acabado mate. Es el caso del fotoprotector ISDIN Fusion Water, cuya fórmula ultraligera y tacto sedoso la hacen perfecta para cualquier tipo de piel. Es apta tanto para uso diario como para practicar deportes al aire libre o en lugares húmedos, ya que su tecnología Wet Skin permite su aplicación sobre la piel mojada.

En cuanto al cuerpo, los fotoprotectores corporales en loción son una opción muy cómoda. Nos encanta el Transparent Spray Wet Skin. que es igual de eficaz sobre piel seca que sobre piel mojada. Además, es resistente al agua y se absorbe al instante, sin dejar una película blanca. Este fotoprotector en spray es perfecto si no tienes paciencia para esperar a secarte antes de reaplicarlo… ¡O si no quieres tener que esperar ni un segundo a que se absorba el fotoprotector cuando lo utilices!

Recuerda que el protector solar que más agradable te resulte será siempre la mejor opción para ti. Cuanto más disfrutes al aplicártelo, más probable será que te acuerdes de usarlo a menudo y lo incorpores a tu rutina diaria. Así, lo más importante es que elijas un producto que te guste y que te apetezca usar frecuentemente, para así proteger tu piel de la radiación solar todos los días al año.

Gel de linaza para rizos ultra definidos y cero frizz

Este ingrediente natural además nutrirá tu cabello y le dará brillo