Trucos para lograr una salsa bechamel cremosa, deliciosa y sin grumos

Esta es la base de muchos platos exquisitos por lo que debes aprender a hacerla perfecta

Es una salsa universal y  base perfecta para gratinados, verduras y pasteles salados. Y aunque su elaboración es sencilla y solo lleva tres ingredientes: leche, harina, mantequilla y sal; suele quedar o muy espesa o muy líquida, y con grumos.

 

Por eso aquí te daremos algunas claves recogidas del diario El Mundo, y del portal Divina Cocina.

No cambies los ingredientes

No uses leche desnatada para restar calorías porque solo tendrás una bechamel sin sabor, ni reduzcas la cantidad de mantequilla porque te saldrán grumos.

Dos recetas para hacer pasta en casa como la de tu restaurante favorito

Extrañamos ir a un buen restaurante pero podemos hacer la comida muy parecida o mejor.

Primero mezcla la harina con la mantequilla

En primer lugar se coloca la mantequilla en un cazo al fuego y, esté derretida añades la harina, previamente tamizada. Se mezcla bien hasta obtener una textura uniforme.

La leche debe estar caliente

Los grumos pueden aparecer por diversos factores, pero el más importante es por añadir la leche fría a la mezcla de mantequilla y harina.

No necesariamente debe estar hirviendo, pero sí caliente. También es importante incorporar toda la leche de golpe.

BECHAMEL Salsa bechamel y sus ingredientes. - Pinterest

Remueve sin parar

Si no quieres que salgan grumos, o que se pegue al fondo de la cazuela, es imprescindible remover sin parar mientras la olla está al fuego y hasta que la bechamel espese.

Eso puede llevar desde 15 minutos hasta 25, dependiendo de si necesitamos una salsa más clara o más espesa.

Dominar el fuego

La potencia del fuego ha de ser suave mientras se mezcla la harina en la mantequilla derretida. La harina se quema fácilmente, lo que daría muy mal sabor a la salsa.

Ahora bien, en el momento en que añadamos la leche hay que subir un poco el fuego. La harina no espesa hasta que supera los 80°C, por lo que es importante controlar el fuego.

Prepara una lasaña de calabacín tan ligera que puedes cenar con ella

Este vegetal es perfecto para sustituir la pasta

Especias que van con la bechamel

No es necesario añadir a la bechamel más que sal al gusto. Pero la pimienta y la nuez moscada son ideales para esta salsa.

Es importante, que ambas las muelas y ralles al momento.

Te recomendamos en video: