No es fácil cuando el padre de tus hijos encuentra el amor junto a otra persona

Es complicado ver cómo la persona que amaste encuentra la felicidad con otra persona.

Nos venden historias de amor eterno desde pequeños. Sin embargo, las relaciones no son tan fáciles como nos hicieron creer; menos cuando se comparte la vida con otra persona. Las fricciones, los roces, o simplemente los caminos comienzan a separarse.

El amor puede seguir existiendo hacia la otra persona, pero cuando las diferencias empiezan a ser más grandes se forma un abismo que es imposible superar. Eso está bien —contrario del ideal con el que crecimos— no todas las relaciones deben tener el mismo final.

pareja

Nuestro corazón es grande, tiene la capacidad de romperse, repararse, y volver a abrirse al amor. Todas las experiencias solamente son capaces de nutrirlo para que sea más fuerte, y mucho más sabio.

Aún así ninguna separación es fácil. Es común que persista el cariño como se habló en un inicio, pero también es la costumbre lo que puede obstaculizar la superación de esa persona. Así como el ideal que una vez se construyó en nuestras mentes sobre qué papel iba a tener en nuestras vidas, el cual seguramente siempre terminaba en un «felices para siempre» . ​

Por eso es tan difícil cuando vemos a la persona que una vez amamos tanto encontrar la felicidad junto a alguien más. Una felicidad que al final no se pudo lograr en la relación que se tuvo contigo. 

corazón roto

Es importante recordar que eso no es culpa tuya. Todos vamos cambiando continuamente haciendo que nos acerquemos a personas inesperadas, y nos alejemos de aquellas con las que empezamos nuestro camino. 

También es normal sentir cierta incomodidad en un inicio con la nueva pareja, más cuando hay hijos involucrados. Por ello, es importante entender que aunque el camino se haya separado hay un lazo que aún los une, el pasado y el tesoro que juntos crearon.

Tanto la otra persona, como tú, tienen el derecho de rehacer sus vidas. Los hijos no tendrán mayor satisfacción de ver a sus padres felices una vez más; anteponiendo sus conflictos con la madurez que la edad les otorga. 

Te recomendamos en video: