¿Quieres unos glúteos más redondos y firmes? Aprovecha la cuarentena para entrenar en casa

Hay varios ejercicios que practicados con constancia te harán tus glúteos más redondos y fuertes

Unos glúteos redondos y firmes, son la aspiración de muchas mujeres que van al gimnasio.

Tener una buena posadera es fácil, si sigues ciertos requisitos.

En primer lugar, debes cuidar tu alimentación, sí, es difícil, pero la grasa tiende a acumularse mucho en los glúteos o debajo de ellos en forma de celulitis.

Los alimentos que van mejor para la circulación para los glúteos son las proteínas, como quesos o huevos, alimentos integrales y mucha verdura.

Una vez que sigas una alimentación sana, mostramos algunos ejercicios para obtener los glúteos deseados, según la web Mejor Con Salud

1.ZancadasPárate de manera erguida, con la espalda derecha y simula dar un paso, estirando la pierna hacia adelante.

Para mejor resultado sostén algo con peso, si no tienes mancuernas o pesas, puedes usar dos botellines de agua.

glúteos Las zancadas, practicadas con constancia, ayudan a conseguir unos glúteos más firmes

Peso muerto: Inclina las caderas hacia atrás flexionando ligeramente las piernas, mantén la postura por unos segundos y luego suelta.

Sentadillas: las archiconocidas sentadillas son un ejercicio tremendamente efectivo.

La manera correcta de realizar una sentadilla es parándote derecha, con las piernas bien separadas.

Flexiona las rodillas, sin sobrepasar la punta de los pies, mientras sacas tu cadera ligeramente hacia atrás.

Baja hasta donde puedas y vuelve al inicio.

Para mayores resultados, se recomiendan repetirlas unas 10 veces en sesiones de 5.

Sentadilla con salto: Este ejercicio requiere más adrenalina.

Se diferencia de la sentadilla común en que al momento de subir, las rodillas se estiran realizando el salto.

Tras hacerlo, descansa unos diez segundos y luego repítelo, durante unos cinco minutos.

Sentadilla sumo: Este práctica es perfecta para los músculos del interior de los glúteo. 

Párate derecha, con la espalda erguida y separa las piernas.

Dobla las rodillas hasta que queden horizontalmente y luego, con ayuda del peso, baja.

Lo ideal es que sientas una presión en los glúteos cuando bajas, eso es señal de que lo estás haciendo bien.

 

No te pierdas el video en