Dejar de fumar en cuarentena, ¿es posible?

El estrés provoca a los fumadores más ganas de fumar pero muchos quieren dejar de hacerlo.

El 71 por ciento de los fumadores argentinos, quiere dejar de fumar, pero a más de la mitad les resulta imposible, según un informe al que tuvo acceso Infobae.

En esta cuarentena, muchos aumentaron su consumo de alcohol, engordaron, empezaron a fumar o se replantearon dejar de hacerlo.

Según los principales resultados de la investigación, el 20% de los fumadores admite que fuma más.

Por otra parte, el 57% modificó sus hábitos alimentarios -de este total, el 48% come más, el 32% lo hace en forma desordenada.

Mientras, el 47% dijo que duerme peor y el 79% también consume alcohol. 

Saben que el tabaquismo es un factor de riesgo frente al Covid-19 y a más del 70% les preocupa en gran medida.

Dejar de fumar en cuarentena la mayoría de las personas quieren dejar de fumar en cuarentena, pero la ansiedad lo complica. - Pexels

Asimismo, son muchos los fumadores que quieren dejar de fumar (71%) pero, a la hora de intentarlo, el 59% afirma que le resulta imposible hacerlo en las circunstancias de aislamiento y pandemia.

"Los datos confirman que la mayor parte de los fumadores quiere dejar de fumar: así fue antes de la cuarentena y ahora lo siguen deseando. Antes, veíamos que la mayor parte sentía culpa por el daño que ocasiona el tabaco y así llegaban a nuestras consultas. Ahora, se suma el miedo y la preocupación, al ser el tabaquismo un factor de riesgo para COVID-19. Es importante destacar que las probabilidades de éxito aumentan con ayuda de profesionales formados en cesación tabáquica", declaró a Infobae la vicepresidenta de la AsAT, Julieta Cassone, médica especializada en Psiquiatría y coordinadora del Área de Cesación Tabáquica de la Fundación Foro.

La investigación de la AsAT, estuvo liderada por el especialista en ciencia de datos y socio en Neuronal, Gabriel Barasch.

Respecto al consumo de tabaco, durante la cuarentena, el 20% de los tabaquistas declaró fumar más asiduamente.

Entre los ex fumadores, más del 90% de quienes dejaron de fumar hace más de un año no sintieron más ganas de fumar durante la cuarentena.Además, los fumadores parecen tener algo más de desorden o menos apetito comparado con los no fumadores.

Alrededor del 57% modificó sus hábitos con la comida.

Esto permitió observar que los fumadores presentan una menor tendencia a comer más cantidad durante la cuarentena.

Entre los fumadores que cambiaron sus hábitos alimentarios, el 48% come más y el 32% lo hace en forma desordenada.

Entre los no fumadores el porcentaje de los que comen más es mayor, 57%.

Por otro  lado los que picotean y no siguen una dieta ordenada es menor, 29%.

En cuanto al descanso, la encuesta muestra que fumadores y no fumadores registran un empeoramiento en el sueño.

Los resultados indican que el 47,4% de los fumadores duerme peor.

Desde la otra parte, el 46,5% de los no fumadores también tiene un sueño deficiente.

La actividad física también disminuyó considerablemente para los dos grupos. Un 47% afirmó que dejó de hacer gimnasia.

Pese a todo, los fumadores siempre tratan de dejar de fumar, pero según los especialistas la falta de ayuda se lo impide.

Esta encuesta confirmó que el 80% de fumadores actuales procuró dejar de fumar alguna vez .

De ellos, el 90% lo hicieron solos.

Apenas el 2% que consigue dejar de fumar lo hace sin un tratamiento especializado.

“El objetivo de los fumadores -concluyó Cassone- es aprender a vivir sin fumar nuevamente.

 No te pierdas el video en