Hasta el hueso, la película de Netflix que visibiliza los trastornos alimenticios

Protoganizada por Lily Collins, es el retrato de una joven artista anoréxica

Hasta el hueso (Into the bond) fue estrenada en Netflix el 27 de julio de 2017 pero está siendo una de las películas más vistas en la plataforma.

Hay pocas proyecciones que traten los trastornos alimenticios como su tema principal.

Normalmente, es un hecho secundario, como Natalie Portman en El Cisne Negro, Evan Rachel Wood en Thirteen, pero suele ser un hecho secundario.

Se encuentra el curioso filme sueco de Mi perfecta hermana, en 2015, que, desde el punto de vista de una niña de ocho años, descubre que su hermana, una exitosa patinadora adolescente con quien tiene una relación muy cercana, es bulímica.

Hay muchos telefilmes que lo han abordado, pero fuera de esto, no es muy común.

En Hasta el hueso, Collins se pone en la piel de una artista  con familia disfuncional anoréxica. 

La actriz, tuvo que hacer una severa dieta seguida bajo un control médico para encarnar a Ellen, una joven anoréxica, que es expulsada de su grupo de terapia, para luego volver con su madrastra y hermana, que la ingresan en un centro especial, con Keanu Reeves como el doctor.

Hasta el hueso Lilly Collins da vida a Ellen, una veinteañera anoréxica. - Instagram

Collins se encuentra muy correcta en su papel.

Hasta el hueso, despertó grandes aplausos en el Festival de Sundance, pero no es una película brillante.

No logra escapar de los tópicos de la artista atormentada, del joven enamorado de su tormento, de la relación con la madre y la madrastra, del doctor irreverente etc.

Aún así, aunque cuenta con muchas irregularidades y es en ocasiones tramposa, sí es un interesante proyecto de cómo funciona la mente de alguien con problemas alimentarios.

No es un filme para cinéfilos, ni para alguien difícil de impresionar, pero sí una película necesaria para que las personas que padecen este tipo de trastornos puedan identificarse.

El mismo año de su estreno, la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia dio a conocer que Argentina es el segundo país con más casos de bulimia y anorexia en el mundo.

Las escenas de Collins haciendo abdominales hasta la extenuación, cómo se come una chocolatina con cuchillo y tenedor, o cómo mastica la comida para luego devolverla, son ejemplos que retratan el infierno que viven quienes tienen esa enfermedad.

Asimismo, no es una película cruda que deje un mal sabor de boca, por lo que su visionado, además de ayudar a comprender, visibilizar y fomentar la empatía, no será una experiencia desagradable para un espectador que busca evadirse de la escabrosidad  en cuarentena.

 

No te pierdas el video en