logo
/ archivo
Wellness 27/04/2020

Jugo de sandía, menta y limón para limpiar los riñones

La sandía es una fruta rica en L-citrulina, un elemento que permite a los músculos relajarse para obtener energía.

La sandía (o patilla) es una de las frutas más refrescante y saludable que puede existir en la naturaleza. Su textura, sabor dulce y buenas propiedades diuréticas la hacen irresistible en los días más calurosos del año.

En forma de un delicioso y nutritivo jugo es una bebida imprescindible en los desayunos o su vas para la playa en el verano.

La sandía es una fruta rica en L-citrulina, un elemento que permite a los músculos relajarse para obtener energía.

Igualmente, como cualquier fruto rojo, la sandía es un potente antioxidante, previene el envejecimiento y mantiene el estado de los tejidos. Una gran aliada que se puede consumir de forma regular y si sufres de cálculos en los riñones.

Un potente diurético

El jugo de sandía también es perfecto para eliminar todos aquellos elementos tóxicos de nuestro organismo.

Ingredientes:

– 1 kilo de sandía

– Hojas de menta

– 1 limón (zumo)

– Una cucharadita de miel (opcional)

¿Cómo prepararlo?

– El primero de los pasos para preparar nuestro delicioso jugo de sandía es preparar el ingrediente principal. Lo ideal es partir la sandía por la mitad e ir recortándola en trozos más pequeños sacando las semillas.

– Licuamos o batimos la sandía, debe quedar fina y de textura suave. A continuación, incorporamos el zumo de un limón.

– Por último, agrega las hojas de menta. Cuando esté listo, lo serviremos en copas individuales que deberán estar muy frías.

Propiedades de la sandía

– El zumo de sandía proporciona al cuerpo magnesio y potasio que garantizan que los vasos sanguíneos se mantengan saludables.

– Contiene grandes dosis de L-citrulina, la cual produce una relajación de los vasos capilares. Esta sustancia se metaboliza dando paso a la formación de arginina, un aminoácido que tiene consecuencias positivas para el sistema circulatorio, la hipertensión y el sistema inmunológico.

– La sandía es famosa por albergar licopeno, el pigmento antioxidante que da a la fruta su color rojo. Y esto es bueno para proteger el corazón.

– Gracias al licopeno y el agua que contiene, esta fruta es altamente antioxidante. Ayuda a mitigar el envejecimiento y reparar algunas arrugas de nuestra piel.

Te recomendamos en video: