Aprenda cómo ayudar a los niños a afrontar el aislamiento por el coronavirus

Acá una guía práctica para que implemente con sus hijos.

El coronavirus continúa dejando miles de infectados en todo el mundo, razón por la cual las medidas de aislamiento decretadas por los gobiernos, seguirán siendo obligatorias mientras se logra minimizar el impacto.

Uno de los segmentos de la población que pueden ser más susceptible son los niños. La constante tensión que se vive actualmente, ha hecho que los más pequeños de los hogares vivan con estrés, ansiedad y hasta depresión. Aunque la situación se vea caótica, es posible darle la vuelta al panorama y aprovechar para enseñarles buenos valores, así como el poder de la inteligencia emocional.

Jennifer Rodemeyer, administradora del Programa para Vida Infantil de Mayo Clinic, nos entregó estas sugerencias para ayudar a los niños a afrontar esta experiencia.

¿Cómo decirle de forma acertiva a los niños qué es el COVID-19?

De acuerdo a la experta, los niños escuchan todos los días sobre el virus, así que la mejor opción es sentarse un momento con ellos para explicarles qué es el coronavirus en palabras adecuadas para su desarrollo. Acá la forma adecuada de hacerlo:

Empiece la conversación con la siguiente pregunta: “¿qué es para ti el coronavirus y la COVID-19?”. La respuesta le permitirá entender qué sabe el niño —o cree saber— y cómo percibe la enfermedad.

Para que comprendan mejor lo que está pasando hábleles con el siguiente vocabulario.

COVID-19: es una enfermedad del cuerpo causada por un virus. La mayoría de las personas con coronavirus dicen que se sienten mal y que tienen tos, fiebre, escalofríos (sienten frío) y dolor en el cuerpo. La forma más frecuente por la que el virus entra al cuerpo es a través de las manos llenas de virus de alguien que luego se toca la boca o los ojos. Los virus son diminutos y no se pueden ver, por lo que es importante lavarse las manos especialmente antes de tocarse la boca o los ojos.

Los expertos de todo el mundo trabajan muy duro a diario para entender el virus y mantenernos a salvo.

Cuarentena: cuando una persona enferma con coronavirus, o estuvo en contacto con alguien que ahora lo tiene, se le pide que entre en cuarentena. Eso significa que esa persona debe quedarse en casa y solo puede estar con su familia, sin salir a ningún lugar donde haya otra gente.

Distancia social: para que más personas no se enfermen, se pide a la gente que sale de la casa, no acercarse mucho a los demás, sino imaginar que hay una bicicleta que separa a una persona de otra. En lugar de chocar las manos o los puños y de darse abrazos con otras personas, se les puede sonreír y agitar la mano para saludar.

¿Es bueno que los niños vean noticias sobre el coronavirus?

Según la experta se debe cortar el acceso de los niños a noticias sobre el virus. La recomendación es explicarles  que hay mucha información contradictoria respecto al coronavirus y que, por el momento, usted va a controlar y restringir el acceso a toda comunicación externa.

Tranquilícelo y dígale que usted le dará toda la información nueva que necesita saber sobre lo que está pasando. Como la persona responsable del bienestar de sus hijos, busque fuentes de información confiables, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud y los departamentos estatales de salud .

Cuando escuche noticias, no olvide que los niños están presentes y que, aunque parezca que no están viendo, sí están escuchando e internalizando la información.

Explique la importancia de lavarse bien las manos

Lleve a su hjo al baño y practique el lavado de manos. Muéstrele cómo “formar burbujas diminutas” al frotar las manos una y otra vez y cómo enjabonar todos los sitios, incluidas las puntas de los dedos.

Motívelo a cantar toda una canción, como el “feliz cumpleaños”, dos veces mientras se lavan las manos, a fin de asegurarse de que lo hagan durante el tiempo necesario para limpiar bien las manos. Como la persona responsable del bienestar de los niños, cuelgue un rótulo en la puerta de entrada que diga: “Bienvenidos. Por favor, recuerde lavarse las manos”. De esa manera,  recordará que es importante lavarse las manos al entrar, así como antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

Organice un plan de rutinas para todo el núcleo familiar

Crear y mantener rutinas ayuda a los niños a predecir cuál es el plan y eso les permite sentir control sobre la situación. Use un tablero o un papel para mostrar el horario diario de la casa.

Al preparar el horario, piense en lo siguiente: la hora de levantarse y de acostarse, las comidas, el estudio, el ejercicio, juego, tareas domésticas, etcétera.

El juego es el mejor aliado de los menores

Los niños siempre aprenden y procesan las cosas a través del juego. Para Rodemeyer, como familia, usted deberá aprovechar la oportunidad de permanecer en casa y practicar tanto la distancia social como la interacción. Diviértase con juegos, saquen juguetes, hagan rompecabezas, lean libros, escuchen y toquen música, bailen y trabajen juntos en proyectos artísticos.

Por las noches, escojan un tema, por ejemplo: noche divertida, noche de películas, noche para cocinar, noche de juegos de mesa o noche de helado.

Mantener el contacto con el resto de la familia es clave

Llame a los abuelos, tíos, primos y a los amigos con los que normalmente tendría interacción, o comuníquese con ellos por videollamada. Eso evitará que los niños se sientan muy aislados, pues continuarán manteniendo y fomentando la relación con sus seres queridos.

También se recomienda hacer una cita para juego virtual con un amigo de su hijo, pues aunque cada uno juegue a lo suyo, a los niños les satisface ver jugar a los demás.