Incorpora estos suplementos a tu rutina para fortalecer el sistema inmunológico

Un multivitamínico puede ser una opción efectiva y muy práctica.

Para aumentar las defensas del sistema inmunológico las claves pasan por mantener una alimentación balanceada y otros buenos hábitos que potenciarán el efecto. Sin embargo, los suplementos pueden darte un empujón para que logres tal fin. 

Es importante estar bien cuidado en toda época del año, pero en medio de la crisis mundial por el coronavirus, este es el momento perfecto para que consideres darle algo extra a tu organismo.

Consumir suplementos a diario ayuda a protegerse de diversas amenazas y son potentes antioxidantes, pero deben respetarse  las dosis adecuadas previamente recomendadas.

Vitamina D

Además de su efecto primario podrás gozar del beneficio de proteger los huesos, dientes y apartarte de infecciones o alergias. No obstante sus bondades empiezan a aprovecharse luego de varios meses de uso.

Suplementos para el sistema inmunológico Los suplementos son refuerzos para otros hábitos que debes incorporar. - Pixabay

Vitamina C

En el desayuno tu cuerpo podría agradecer que añadas una cápsula de vitamina C. Su efecto es potente para prevenir la oxidación de las células pero también aporta cuidados para la piel y estimula la producción de colágeno, convirtiéndose en un aliado para tu rutina de belleza.

Nuevos hábitos que puedes adquirir y tu sistema inmunológico te agradecerá

Alimentarse adecuadamente, tener relaciones sexuales y mantener una actitud positiva podrían ayudarte.

Zinc

Este suplemento puedes usarlo también para mejorar el sistema nervioso, controlar el acné además de ser un antioxidante natural.

Multivitamínicos con vitaminas A, C, D, E y B

Puedes encontrarlo en distintas presentaciones en el mercado, de hecho, con un extra de yodo y calcio para reforzar el sistema inmune y darle belleza las uñas, piel y el cabello; convirtiéndose en la opción ideal para aquellos que prefieren recibir todas sus bondades en pocas dosis.

Ten en cuenta que le restarás efectividad a cada uno si no cambias tus hábitos, especialmente si mantienes una mala alimentación, tienes mucho estrés en tu rutina o abusas de otros medicamentos.

Entre otros suplementos naturales que pueden ser útiles está la miel, el limón, el ajo, el orégano y los probióticos en algunos alimentos fermentados como el kéfir.