Sexualidad en tiempos de crisis: ¿Cómo lo afrontamos?

El estallido social alteró rutinas, estilos de vida y también nuestra predisposición al placer. Más allá de buscar soluciones rápidas, se transforma en una oportunidad para crear intimidad y abrirse al diálogo.

 

Hemos vivido meses intensos. Florecieron sentimientos de ansiedad, desesperanza y cuadros de angustia. ¿Cómo afecta en la sexualidad? Un estudio realizado por el Centro Miintimidad indicó que el 36% de las mujeres participantes admitieron que su vida sexual se ha visto afectada por la crisis que atraviesa el país.

Es que el estrés altera negativamente en aspectos físicos, emocionales, relacionales, incidiendo en el metabolismo de las personas y generándose grandes cantidades de cortisol, hormona que nos mantiene alerta, regula el sueño y la vigilia, nos da energía, regula el metabolismo y el sistema inmunológico, entre otras funciones.

“Un exceso de cortisol genera estar en un estado de lucha interna y todos los sistemas, indispensables para la supervivencia, no funcionan como deberían, se produce fatiga crónica, depresión. Cuando aumenta el estrés, los niveles del cortisol se elevan y suprimen o disminuyen las funciones de las hormonas sexuales. El estrés y la ansiedad son unos de los peores enemigos de una sexualidad placentera”, revela Odette Freundlich, kinesióloga especialista en sexualidad y disfunciones del suelo pelviano, y directora de Centro Miintimidad (www.miintimidad.cl).

Natalie Portman no se queda callada ante las injusticias, y estas son las veces que lo ha demostrado

En la categoría "Mejor Director", 91 hombres han sido ganadores vs 1 mujer

En el caso de los hombres, la tensión los lleva a experimentar inconvenientes para lograr y mantener una erección y, si a ello se le suma un toque de ansiedad, podrían eyacular precozmente. “Esta situación puede generar una sensación de inseguridad y poca confianza al momento de la intimidad, al punto de disminuir y/o evitar por completo los encuentros sexuales”.

En nosotras, según explica la especialista, es frecuente que se desencadenen disfunciones como la disminución y/o pérdida del deseo sexual, de la lubricación vaginal, así como dificultad para responder a los estímulos eróticos. Para mejorar la sexualidad en tiempos de crisis, Freundlich comenta que la oxitocina,  también conocida como “hormona del amor”, es un neurotransmisor que produce sensación de bienestar y podemos elevarla a través de la adopción de hábitos y un estilo de vida saludables, como dormir bien o hacer ejercicio. Y confirma que la mejor manera para elevar esta hormona es el contacto físico y afectuoso. “Aquí es donde los abrazos, besos y masajes ayudan. Es aconsejable darse tiempo para descansar y compartir en pareja, desconectarse. Buscar sensaciones de placer en todo el cuerpo, más allá de los genitales”.

INTEGRAR LA REALIDAD

Para Raffaella di Girolamo, sicóloga clínica, especialista en sexualidad, resulta importante integrar la realidad y asumir que la angustia o la ansiedad son completamente normales en este contexto, donde algunos temen perder sus trabajos o se mantienen expectantes sobre los cambios políticos y sociales que viviremos los próximos meses.

“No hay que tomar la sexualidad como un espacio excepcional, donde debo –por obligación– pasarlo bien. No debemos exigirnos, bajemos las expectativas, entendamos que la sexualidad también necesita que yo esté bien. Si se pasa por un momento difícil, se recomienda integrarlo, asumir que ahora se vive otra realidad. Quizás prefieras regalonear, besos, no una relación coital. Es un momento para construir intimidad pura”, aconseja.

La sicóloga asegura que no se atrevería a decirle a alguien “no te estreses” o “no te pongas ansiosa”. Las considera palabras banales, porque la ansiedad es propia de lo que está pasando en nuestro país. “Esto que vivimos es la muerte de una forma de vida, entonces, en terapia, uno lo trabaja integrándolo, más que intentando evadir. Integrarlo es aceptar lo que me pueda pasar en la intimidad con esto”, aclara Raffaella.

Di Girolamo destaca que la revolución social cambia también nuestra intimidad, porque estamos aprendiendo a hablar de lo que nos pasa. “Somos una sociedad a la que le ha costado mucho comunicarse de manera saludable, escuchar al otro. Con la pareja, hijos, familia, se abrió la posibilidad de dialogar, exponer lo que uno piensa, luchar por lo que uno desea. La única forma de sostener un momento difícil tiene que ver con crear comunidad, ser ciudadano, dialogar”.

Si consideras que se han producido grandes cambios en tu vida sexual, conviene conversarlo fuera de la cama para mirar las cosas con perspectiva, con menos violencia y menos exigencia. Raffaella di Girolamo impartirá dos talleres que ahondan en la sexualidad, más allá de una relación genital, y en la masturbación femenina. Ambos son teóricos y experienciales. Para más información, síguela en el Instagram @raffadigi o en su página web raffaelladigirolamo.cl

Te recomendamos en video

https://mdstrm.com/embed/5e417e695ac1a43d76add589