3 formas de preparar la avena para adelgazar rápido y saludable

La avena es deliciosa como sea que la prepares

La avena es uno de los cereales más consumidos en el mundo. Como desayuno, merienda o cena, es muy versátil, nutritiva y, además, puede ayudarnos a regular nuestro peso.

Tan solo media taza de avena aporta manganeso, fósforo, magnesio, cobre, hierro, zinc, vitamina B1, B5. Y esta cantidad de hojuelas, contiene 51 gramos de carbohidratos y 13 gramos de proteína, explica el portal Health Line.

También es el aliado perfecto para las personas que deseen bajar de peso, ya que la ingesta de avena interviene en la reducción del colesterol LDL o ‘malo’, disminuye los niveles altos de colesterol y mejora la respuesta de tu organismo a la insulina. Todo lo anterior ayuda a mejorar tu salud metabólica, incrementando la pérdida de peso.

Cómo preparar la avena para adelgazar

Hay diversas formas en las que puedes consumir la avena, desde recetas simples hasta otras más elaboradas.

Remojada en agua o leche

Si tienes poco tiempo para cocinar, lo más fácil que puedes hacer es tomar un vaso con agua o leche descremada o leche de almendras y agregar varias cucharadas de hojuelas. Deja remojar por varios minutos, agrégale un toque de estevia y tendrás una merienda saludable, baja en calorías y en grasas.

Avena cocida con frutas

avena

Toma un poco más de tiempo su preparación, pero igual es sencilla. Pon a hervir en una olla una taza de agua o de leche descremada. Luego agrega media taza de hojuelas y baja a fuego medio. Deja que todo se cocine por 20 minutos o hasta que las hojuelas ya estén blandas y cremosas.

Retira del fuego, deja enfriar y sirve en un plato con canela, una pizca de miel y, si lo prefieres, puedes agregar trozos de manzana roja fileteada, fresas, granola natural y varias rodajas de banana.

Licuados

avena

Una de las formas más comunes de consumir este cereal es en los licuados con frutas. Puedes preparar este en casa a base de piña.

Ingredientes

Un cuarto de taza de avena

Una taza de leche de almendras o descremada

Un cuarto de taza de yogurt natural o griego

Una taza de bastones de piña congelados

Una cucharada de miel

Un toque de extracto de vainilla

Preparación

Licúa todos los ingredientes  hasta que logres un smoothie homogéneo y consistente, cremoso. Al final, agrega la miel para endulzar.

Te recomendamos en video: