Nuestras metas no siempre tienen que encajar con lo “socialmente aceptable"

No todos soñamos con lo mismo y eso está bien.

Vivimos en una sociedad que pretende determinar tus gustos, tu forma de ser y hasta tu aspecto. Nos venden la idea del libre albedrío desde que nacemos, cuando en realidad esto parece no existir.

Dan unas cuantas opciones que son "aceptables socialmente". Sin embargo, si decidimos rechazarlas y elegir algo más, somos inmediatamente marginados por no encajar en el molde que crearon para nosotros desde que nacimos.

La belleza es caucásica, tiene medidas específicas y hasta una identidad sexual que no debe alterar el orden. Los sueños aceptables también se materializan en forma de familia, éxito laboral, y bienes materiales.

felicidad

Parece que solo hay un camino para alcanzar la felicidad, y pasamos toda la vida esperando a llegar a esa meta prometida en lugar de solo disfrutar del trayecto. Somos millones de seres humanos en el mundo y no es posible que nos quieran obligar a solo ser de una manera.

También lee: Las mujeres fuertes son las que se construyen unas a otras en lugar de destruirse

Está bien si tus sueños son distintos a los que te han heredado. Eres una mujer distinta, hermosa, y no es justo que te obliguen a imitar formas que no tienen que ver contigo ni tu esencia.

mujer

Reta al mundo y a sus reglas sociales sin lastimar a nadie. Sueña tan grande como tú quieras. Elige el camino que más paz de dé. Camina junto a personas que acepten cómo eres.

Abraza la diversidad que el mundo proporciona, y nunca reprimas lo que en verdad sientes. Los sueños son únicos, tienen su propia esencia, y se materializan cuando trabajas por ellos.

Más consejos para mantener tu vida en equilibrio en nuestro canal de Telegram.

Te recomendamos en video: