logo
Wellness 10/12/2019

Para encontrar la felicidad tenemos que empezar a cambiar cómo nos hablamos

Queremos cambiar nuestras vidas desde el odio y las inseguridades.

Solemos ser los jueces más duros con nosotros mismos. Si eres una persona ansiosa, seguramente eres de aquellas que no se perdona los errores; o estás al pendiente si dijiste un comentario de más, si incomodaste a alguien o simplemente quedaste en ridículo.

Son muchos los demonios los que nos recorren diariamente y nos impiden disfrutar de la vida. Tenemos una terrible narrativa que se basa en comparaciones, en anhelos por cambiar, y en un sentimiento de odio.

felicidad

La misma sociedad es quien nos orilla a sentirnos siempre insatisfechos con nosotros. Nos exigimos cosas que ni siquiera están a nuestro alcance; otras medidas, otros ojos, otros rasgos, otra familia o hasta personalidad.

Siempre podemos mejor, de eso no cabe duda. Sin embargo, nos concentramos en las áreas que no valen la pena o en las ideas que compramos de otros. Para encontrar un estado de felicidad necesitamos comenzar a cambiar la forma en la que nos hablamos.

También lee: Las almas que logran sonreír ante los problemas son las más bellas

Si no lo hacemos no importa cuántas veces consigamos eso que según nosotros iba a cambiar nuestras vidas. Creemos que todo comenzará a funcionar cuando bajemos de peso, cuando consigamos ese puesto que tanto queremos o ese sueldo que hemos envidiado por tanto tiempo.

felicidad

¿El problema? Como seguimos sin trabajar en nosotros mismos, esto no será suficiente y los vacíos existenciales que tenemos solamente se llenaran con nuevos anhelos de forma infinita.

No podemos esperar que alguien nos ame si nosotros no empezamos amándonos. Somos especiales, somos increíbles, valemos la pena, y nadie puede hacernos creer lo contrario.

Si vamos a mejorar tenemos que hacerlo desde el amor, y la reflexión. No podemos querer seguir buscando ser mejores desde el odio, la inseguridad y la ambición sin propósito.

Te recomendamos en video: