Sacudir tu cabeza para sacarte agua de los oídos podría causar daño cerebral

Una investigación conjunta de la Universidad de Cornell y Virginia Tech advierte sobre esta práctica.

La forma en que tratamos de sacar agua atrapada en los oídos puede causar problemas en el cerebro de los niños pequeños. Batir la cabeza para intentar extraer el líquido confinado en el canal auditivo resulta peligroso, debido a la magnitud de la variación de la velocidad en un tiempo breve.

Así lo determinó un estudio realizado por Anuj Baskota, Seungho Kim y Sunghwan Jung, de la Universidad de Cornell y Virginia Tech.

"Nuestra investigación se centra principalmente en la aceleración requerida para sacar el agua del oído”, señaló Baskota a la American Physical Society.

Oídos en 3D

Para ello, probaron varios tamaños de tubos de vidrio y canales auditivos impresos en 3D y aplicaron diferentes aceleraciones.

Querían determinar la combinación ideal para retirar el agua de un espacio con características semejantes al oído.

Baskota reveló que “la aceleración crítica obtenida fue alrededor del rango de 10 veces la fuerza de gravedad para los tamaños de orejas infantiles, lo que podría causar daño al cerebro”.

En el caso de los adultos, la variación de la velocidad fue menor porque sus oídos son de mayor diámetro.

Qué hacer

“A partir de nuestros experimentos y modelo teórico, descubrimos que la tensión superficial del fluido es uno de los factores cruciales que promueven que el agua se atasque en los canales auditivos”, dijo Baskota.

A partir de este importante hallazgo, los investigadores recomendaron sustituir el movimiento acelerado de la cabeza por otro método más eficaz y que no pone en riesgo la salud.

Poner unas gotas de un líquido con una tensión superficial más baja que el agua, como el alcohol o el vinagre, reduciría la fuerza de la tensión superficial permitiendo que el agua fluya”, aseveró Anuj Baskota.

Te recomendamos en video: