Meditación para principiantes: 10 claves que te llevarán al siguiente nivel

Un momento para ser conscientes de nosotras mismas. Shree Devi Maa, maestra internacional de meditación, invita a utilizar estos pasos para experimentar beneficios mentales, emocionales, físicos y espirituales.

 

En las últimas décadas, la meditación se ha vuelto una herramienta ampliamente aceptada como una forma práctica de liberar el estrés, tratar la ansiedad y hacer las paces con nuestras mentes. Si bien la meditación se ha practicado de manera habitual en las culturas orientales durante milenios, el mundo occidental está comprendiendo que ésta puede integrarse también en nuestra vida cotidiana y moderna.

Definiendo la meditación como “el arte de estar presente con lo que es”, Shree Devi Maa, maestra internacional de esta disciplina, nos aclara que nunca debemos intentar “poner nuestra mente en blanco” o controlar nuestros pensamientos. La meditación es, en cambio, un espacio que nos entrena para ser más conscientes de nosotros mismos: nuestras mentes, nuestras emociones y nuestros cuerpos. Cuando esta autoconsciencia se practica regularmente, nos ayuda a ir más allá de nuestras reacciones no deseadas, emociones impulsivas y mentes analíticas.

¿Cómo empezar?

Shree Devi Maa comparte 10 principios básicos.

1- Siéntate con tu columna recta

La meditación es un espacio de tiempo para estar alerta y en estado despierto, relajado y descansado. Siéntate cómodamente, en una silla o en un cojín, con la columna vertebral lo más recta posible. Esto ayudará a que tu cuerpo y tu mente se sientan con más energía y claridad.

2- Quédate inmóvil

Con sólo sentarnos con nuestro cuerpo quieto ya estamos avanzando hacia el silencio de nuestra mente. Durante el tiempo que estás meditando, aquieta los movimientos innecesarios de forma consciente (rascarse la nariz, ajustar la postura, mover la cabeza), pues se convierten en una distracción para tu mente.

¡Comienza a meditar con esta postura de Yoga Kundalini!

Aprende a meditar desde cero con esta postura

3- Cierra tus ojos

La razón por la que la meditación se practica normalmente con los ojos cerrados es para dirigir nuestra atención desde el mundo exterior hacia nuestro mundo interior, permitiéndonos ser más conscientes de nosotros mismos. Cierra suavemente los ojos y deja que tu atención se mueva hacia adentro.

4- Elige un punto focal

El “trabajo” de la mente es pensar. En lugar de tratar de detener los pensamientos, la meditación es un tiempo para guiar conscientemente a la mente hacia donde queremos que vaya. Ésta es una práctica extraordinaria para disciplinar la mente. Algunos puntos focales muy sencillos para la meditación son tu respiración o un lugar en tu cuerpo como el centro de tu pecho o entre tus cejas.

5- Observa

La parte relajante de la meditación es que no estás tratando de hacer nada. No necesitas entender o controlar tu mente o tratar de crear una experiencia relajante. Tu intención en la meditación debe ser simplemente observar lo que estás pensando o sintiendo y regresar tu atención una y otra vez a tu punto focal.

6- No te resistas

Imagina que eres como una roca en un río y que tus pensamientos son el agua que corre por encima de ti. No te resistas a los pensamientos. No intentes cambiar los pensamientos. Sólo déjalos ser. Permite que el agua corra sobre ti mientras continúas anclándote donde estás. Siempre con tu atención en tu punto focal.

7- Comienza con pocos minutos

Puedes meditar por tan sólo un minuto y aún así sentir un efecto. Si sientes que no tienes tiempo, comienza con apenas 3 a 5 minutos de meditación al día. Experimentarás muchos más beneficios si practicas de forma regular durante menos tiempo, que si lo haces durante más tiempo de vez en cuando.

8-¡Disfruta!

No tomes la meditación demasiado en serio. Tómala como una exploración. Imagina cómo eras cuando aprendiste un nuevo deporte en la infancia. Permite que sea liviana y amigable.

9- Invita a un amigo/a o únete a un grupo

Meditar en grupo puede ser más fácil y agradable, ayudándote a mantener el hábito de practicar. Invita a alguna amistad o un familiar a acompañarte o busca un grupo de meditación local.

10- Medita en acción

Los puntos 4-6 se pueden aplicar a cualquier actividad que estés realizando y que no requiera tu compromiso mental activo. Por ejemplo, cuando esperas en alguna fila, cuando vas en el bus o cuando estás lavando platos, puedes centrar tu atención en tu respiración. Usa ese tiempo para dirigir conscientemente tu mente mientras observas y aceptas tus pensamientos y emociones.

Para más información sobre talleres y sesiones privadas, visita www.vidalineada.com o su Instagram @vidalineada

Te recomendamos en video