La familia también puede ser un vampiro energético, y así puedes combatirlo

Son esas personas que te hacen sentir mal todo el tiempo, ¿te ha pasado?

¿La familia puede ser un vampiro de energía?

En todas partes encontramos estas personas que nos hacen sentir más cansados y no entendemos por qué. Puede ser que sostuvieras una conversación corta, y aún así sientes agotamiento.

Claramente te estás enfrentando a un vampiro energético. Y tranquila, no tiene nada que ver con un hecho mitológico o una leyenda urbana. Es una forma de llamar a quienes consumen de tu energía vital con su mala actitud. 

vampiros energéticos

Ellos toman tu optimismo para salir adelante, mientras que tú terminas mal. Es mucho más fácil cuando te enfrentas a ellos y son personas externas, porque en cualquier momento puedes alejarte.

Pero, ¿qué pasa cuando son tu propia familia? No es tan sencillo alejarte de esta persona que comparte tu historia, y quieres tanto. Y tampoco está bien quedarte ahí dejando que otros te consuman. 

No vivimos para otros. Es hermoso ayudar a quienes amamos, pero no podemos olvidarnos a nosotros mismos en el proceso. Este es el principal peligro de los vampiros energéticos. 

Es sano poner un límite a los familiares tóxicos en tu vida, y no tienes que sentirte mal por ello

Jamás tendrías por qué sentirte culpable por ponerte a ti en primer lugar.

1.- No tomes en serio sus comentarios.

2.- Procura darte tus espacios.

3.- Si te empiezas a sentir incómodo, háblalo. 

4.- Reflexiona qué te está haciendo sentir mal.

5.- No caigas en su juego.

6.- Si te está haciendo sentir mal aléjate. 

7.- Intenta hablarlo con esta persona con asertividad.

La comunicación es la base de todas las relaciones. Si no lo hablas, los problemas podrían empeorar rápidamente.

Te recomendamos en video: